martes, 20 de diciembre de 2016

LA INTELIGENCIA MILITAR MAMBISA: LA EVALUACIÓN DE LA INFORMACIÓN.


Por: José Abreu Cardet
Durante las guerras de independencia los mambises utilizaron la inteligencia militar para conocer los planes de los enemigos y preparar sus ataques. En la inteligencia militar un aspecto fundamental es la evaluación de la información obtenida. Sin ese análisis no sería confiable los datos aportados por los agentes, la exploración o por otros medios. Hemos realizado un análisis sobre la forma en que el general holguinero Julio  Grave de Peralta evaluaba la información que llegaba a su poder.
Julio Grave de Peralta nació el 24 de junio de 1834, en la ciudad de Holguín en el seno de una familia de terratenientes medios, cubanos. Propietarios de tierras dedicadas fundamentalmente a la crianza de ganado, en la capitanía pedánea de San Pedro de Cacocum, en la jurisdicción de Holguín. Se incorporó a la conspiración que dio inicio a la guerra del 68. El 14 de octubre de 1868 se levantó en armas en Guayacán de Naranjo en las costas del Río Cauto.
Por su arraigo en la zona, valor personal, y entrega a la causa revolucionaria se convirtió en el jefe natural de los holguineros: Aunque no siempre estuvo al frente de la jurisdicción su papel era decisivo en el campo insurrecto. Hasta el 18 de marzo de 1869 fue de hecho, el segundo jefe de la división de Holguín. De esa fecha a julio del mismo año ocupo la dirección militar de la comarca. Thomas Jordán jefe de Oriente, considero que no lo había apoyado en sus operaciones, lo destituyo y sometió a un proceso del que fue absuelto.
El 14 de septiembre ocupó el cargo de Segundo jefe de la División bajo las órdenes de Máximo Gómez. A finales de febrero de 1870 fue designado  jefe de la misma. En julio de ese año lo destituyen por considerarse que no había dirigido con éxito las operaciones militares ni establecer una rígida disciplina en sus fuerzas. En realidad esto parece ser solo una parte de la verdad. Tras esta decisión también se movían las contradicciones que se desarrollaron en el seno de la Revolución y traerían catastróficas consecuencias.
En marzo de 1871 logró trasladarse al extranjero con autorización del gobierno para traer una expedición con dinero de su propiedad y de varios familiares. En medio de las profundas contradicciones que se desarrollaron en la emigración revolucionaria logró zarpar desde las costas de Estados Unidos al frente de una expedición. El 24 de junio de 1872, dos días después del desembarco, cayó en combate en los bosques de la capitanía pedánea de Sagua de Tánamo.
Durante el tiempo que opero en los campos cubanos Julio logro crear una verdadera red de agentes en las filas enemigas. Además muchos vecinos de forma espontánea le ofrecieron información. Utilizo de forma constante los exploradores. Todo esto le ofrecía una gran cantidad de datos sobre los contrarios. Veamos como valoraba esa información.   En las citas textuales respetamos la ortografía original.
Al analizar la información brindada por los agentes cubanos a Julio podemos considerar que estos habían logrado obtenerla de personas muy cercanas al mando enemigo en la jurisdicción, lo que les permitía conocer con  bastante detallados los planes enemigos. Tomemos un ejemplo y valoraremos lo que le dijeron sus agentes sobre una columna que desde Holguín marcharía hacia Tunas. El 11 de enero de 1870 le escribió al general Vicente García, jefe de la vecina división tunera:
“Acabo de tener un aviso de Holguín participándome q. de mañana 12 al 13 ha de salir de aquel punto una colugna de 800 hombres dirigiendose á las Calavasas seguira su excursión por S. Lorenzo, Buenaventura, Magibacoa y la Herradura yendo a parar a las Tunas V. sabe como me hallo de parque por lo tanto espero acceda V si puede con sus fuerzas sobre Magibacoa haber si todos reunidos aun cuando no podamos detenerlo al menos les haremos todo el daño posible.” (1)
El conocimiento detallado de los planes del enemigo con anticipación le permitió tomar medidas para contrarrestar la superioridad en armas, parque y hombres del enemigo, incluso preparar operaciones con la participación de fuerzas de otras divisiones. En esta ocasión además de Vicente García, le escribió al general Luís Figueredo, que operaba entre Holguín, Tunas y Bayamo. La propuesta de Julio a estos generales era que los tres concentraran sus fuerzas sobre Majibacoa. Les decía:  “Haber si todos reunidos aun cuando no podamos detenerlo al menos les haremos todo el daño posible” (2)
Al Gobernador mambí de Holguín le detalló el recorrido de la columna y le agrego además que era muy posible que esta:
“… deteniendose algunos días en este trayecto con objeto de coger familias ó acuartelarse donde mejor le convenga por cuya razón espero prevenga V las familias no sea cosa que los cojan de sorpresa y al mismo tiempo reitero a V Mi comunicación 869 fecha 7 del que cursa  en la cual pedía a V redijera prisión a todos los peninsulares que se encontrasen en ese punto sin ocupación en el servisio de la republica y que seguramente no son adictos a nuestra causa en particular varios que hay por San Agustin y que de ningún modo deben quedar allí. (3)
Sin embargo, los españoles variaron sus planes, y decidieron enviar la columna hacia la porción oriental de Holguín. Los agentes cubanos en la ciudad de inmediato le comunicaron a Julio los nuevos planes del enemigo. El 13 de enero de 1870 Julio le ofrecía a Máximo Gómez en una carta detalles de los nuevos planes enemigos: “… recibí por el mismo conducto otro aviso manifestándome que no se efectuaría por ahora este movimiento por haber dado contra orden el jefe de aquella fuerza para salir sobre Bijaru, porque recibió un aviso de que teniamos ausilio por esa costa venido de los Estados Unidos” (4)
Esta noticia sobre la expedición desembarcada por la porción oriental de Holguín, que luego resultó ficticia, nos da una idea de cómo Julio realizaba la evaluación de la información que le llegaba por diferentes vías. El 12 de enero le escribió al general Luis Figueredo:
La noticia de la espedision no me la aseguran pero si me dicen que alli corre como muy valida y á esto corrobora el hecho de la salida de la tropa sobre aquel punto y que según me dicen que in individuo que ha llegado hoy al realengo, punto donde se encuentra el Gral. Gomez habra cosa de cinco o seis dias se hoyó un gran cañonea en la Boca de Nipe tanto que Gomez mando 15 hombres sobre aquel punto con objeto de enterarse de la causa de aquel gran fuego. (5)
Para hacer una evaluación de la información Julio utiliza tres fuentes en este caso: los rumores que le han llegado desde Holguín sobre  la llegada de una expedición, la noticia del agente y la información de un individuo procedente de la zona de operaciones de Gómez. De todas formas Julio, que consideraba que no tiene bastantes elementos, no llega a una conclusión definitiva sobre la veracidad de la noticia. Toma la decisión mas acertada, manda una comisión al campamento de Máximo Gómez para que le esclarezca la noticia. Otro elemento de evaluación de la información realizada por Julio se refiere a la brindada por un agente del general Luis Figueredo. El 20 de enero le escribió Grave de Peralta al general Vicente García:
“Con fecha 17 me dice el ciudadano General Figueredo después de otra cosa lo siguiente “En este momento se me da noticias por uno de mis corresponsales que se prepara una columna enemiga para marchar a Limpio Chiquito conduciendo cuarenta carretas cuya expedición se dirige a ese lugar con la idea de fijarse en esta y se lo aviso para su conocimiento. (6)
Grave de Peralta, que posee más información sobre las operaciones enemigas y las características de esa zona, lo que le permite valorar la noticia del agente, el 20 de enero de 1870 en carta a Vicente García le expresaba: “El lugar a mi me parece de poca importancia y creo que no puede dirigirse alli para nada” (7)
Pero la experiencia de guerrillero le ha enseñado que a veces planes completamente ilógicos pueden llevarse a cabo con éxito, por lo que recurre a la exploración para confirmar la información del agente. En la misma carta agrega, sin embargo, “como nada tendría de extraño muy fácil puede ser y para saverlo con exactitud mando a explorar aquella parte si ocurre algo de nuevo le dare aviso” (8)
En ocasiones Julio trataba de confirmar la información que le hacían llegar sus agentes. Analicemos uno de estos ejemplos. El 21 de enero le escribió a Vicente García:
Hoy se me comunica por uno de mis corresponsales que un comboy debe salir de Gibara para las Tuna debiendo efectuarse por San Agustín esto quisa no sea cosa segura. Sin embargo se lo participo para su inteligencia y gobierno. Yo estare pendiente y de lo que ocurra le dare aviso. (9)
Julio decidió comprobar la veracidad de la información por lo que le ordena al teniente coronel Nicomedes Ochoa: “Tome ud. todas las medidas necesarias para logar saber su salida y dirección” (10)
Al capitan Miguel Pérez le escribió: “… tome Ud las medidas necesarias para que sepamos su aprocimacion a ese sitio con un dia de anticipación…” (11) Julio, esta al tanto del desarrollo de la contienda en la jurisdicción y los planes españoles de operar en la zona de Bijarú le escribió a uno de sus oficiales: “…quizás no suceda la incursión española porque ha salido tropa para Vijaru:” (12)
Todavía a principios de febrero los españoles no habían llevado a cabo sus planes de conducir un convoy a Tunas. Los agentes cubanos en Holguín le informan que: “… parece que se demora a consecuencia de hallarce estropeada la columna que debe conducirlo…” (13)
No es hasta mediados de febrero que los españoles emprenden la operación. Este es un eejmplo de cómo Julio Grave de Peralta evaluaba la información que obtenía.  Un asunto muy poco analizado en los estudios sobre la guerra de 1868.(14)
Notas:
1--Museo Provincial de Holguín, Fondo Julio Grave de Peralta, Libro de Borradores de los documentos  numero 889
2--Ibídem  numero 889
3--Ibídem Numero 892
4--Ibídem numero 900
5--Ibídem numero 895
6--Ibídem numero 930
7--Ibídem numero 930
8--Ibídem numero 930
9--Ibídem numero 935
10--Ibídem S.N
11--Ibídem Numero 937
12--Ibídem numero 1003
13--Ibídem numero 1041
14—Se ha respetado la ortografía y redacción original de los documentos citados textualmente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario