martes, 13 de diciembre de 2016

LA CRECIENTE DE VALMASEDA: UN DOCUMENTO DE LA COMANDANCIA MILITAR DE HOLGUÍN

por : Jose Abreu Cardet
En octubre de 1868 se produce el inicio de la primera guerra de independencia cubana contra España que concluiría en 1878.  Los sublevados lograron controlar gran parte del territorio del oriente de la isla. En enero de 1869 una poderosa ofensiva española dirigida, en la parte oriental, por el general Blas de Villate “Conde de Valmaseda” desalojaron a los independentistas de gran parte de los territorios que habían conquistado.  En estas difíciles circunstancias el general Máximo Gómez fue designado, en agosto de 1869, jefe de la jurisdicción de Holguín. Estuvo al frente de este territorio hasta febrero de 1870, que por órdenes superiores se trasladó a la cercana jurisdicción de Tunas.  Entre noviembre de 1869 y enero de 1870 la ofensiva española se intensificó sobre el territorio de Holguín. Coincidió la llegada de las fuerzas que bajo el mando del Conde de Valmaseda invadieron la jurisdicción procedente de la zona del Cauto con el incremento de las tropas asignadas a la jurisdicción de Holguín.
Las fuerzas cubanas con muy pocas municiones, en ocasiones sin ninguna, lograron sobrevivir a aquella intensa operación llamada por los insurrectos como “Creciente de Valmaseda” pues se parecía a esos fenómenos del rio Cauto que todo lo arrasaba a su paso. En este artículo le entregamos al lector un documento firmado por el jefe de las operaciones, en la jurisdicción de Holguín, dirigida al Conde de Valmaseda. En el detalla la distribución de las fuerzas. Parte de ellas fueron estructuradas en los llamados destacamentos. Expliquemos brevemente lo que era un destacamento.
Una de las muchas medidas que tomó el ejército español para enfrentar las guerrillas fue que sitúo como unidad táctica al batallón.  Estos cuando las tropas insurrectas eran escasas fragmentaban parte de sus fuerzas en pequeños destacamentos. A los destacamentos se le asignaba un área muy específica de varios kilómetros cuadrados. En un punto cuidadosamente seleccionado la pequeña tropa construía un fortín, casi siempre de madera y piedra, rodeado por un foso. Todos los días salía una patrulla y recorría la zona asignada. También casi diariamente se hacían las llamadas confrontas, que consistía en que el jefe del destacamento se trasladaba a un punto previamente acordado y se entrevistaba con los jefes de los destacamentos limítrofes, intercambiando información sobre el enemigo. De noche parte de la guarnición se dislocaba en emboscadas en lugares de posible tránsito de los mambises. También estas tropas eran utilizadas para escoltar los convoyes de abastecimientos, correos y otras personas que con autorización y en cumplimiento de misiones recorrían este territorio. Los integrantes de cada destacamento variaban según su importancia. Podía influir en su número la presencia de grupos numerosos de insurrectos en su territorio, objetivos económicos de relieve a vigilar, etc. Pero casi siempre eran una cifra inferior a los 50 hombres. Al mismo tiempo el batallón a que pertenecían estos destacamentos constituían, con parte de sus fuerzas, una columna. Estos destacamentos estaban subordinados a la columna que se movía en el área donde estaban dislocados.
La columna tenía importantes funciones. Se desplazaba constantemente por el área. Cada cierto tiempo esta columna hacia el relevo de las compañías y secciones que operaban en los destacamentos sustituyéndolas con tropa de la columna e incorporando a esta las del destacamento. Le llevaba vituallas y parque. Operaba contra los insurrectos moviéndose contantemente por el área de los destacamentos que le estaban subordinados. En ocasiones reunía fuerzas de varios destacamentos y emprendía operaciones contra zonas donde se pudiera concentrar el enemigo en un número considerable. 
En el documento             que reproducimos textualmente a continuación se pueden observar las acciones de los destacamentos, las columnas y de otras fuerzas que actuaban en la jurisdicción de Holguín. El mismo le fue entregado al autor de este texto por el historiador alemán y estudioso de las guerras de independencia de Cuba Volker Mollin. Hemos respetado la ortografía original del documento. El original del documento se encuentra en: SERVICIO HISTÓRICO MILITAR, Madrid España,  Cuba  Ponencia 57 Documento 1300

Comandancia General de Operaciones de la Jurisdicción de Holguín
Exmo Señor (1)
El dia 17 del actual he tenido el honor de recibir la respetable comunicación del V E fecha 9 en la que se digna trasladar otra del 30 de Diciembre ppdº que aun no ha llegado á mi poder.
Según anuncié á V.E en mi comunicación echa 3 del corriente el dia 10 salió el Señor Teniente Coronel Marin con tres compañias de su batallón  á situarse entre el Rio de Nipe y Camino Real de Mayari, para esperar las columnas de V.E con instrucciones de ponerse de acuerdo con el jefe que manda la mas saliente, y operar siempre á la derecha y  en convinacion de la que sea, asi mismo que es el movimiento general de avance, indique en Tacajo y Vijaru en donde tengo fuerzas de la Habana (2) y racionadas para que enlazándose con estas fuerzas los Destacamentos de Samá, Bariay y demás de aquel lado por una conveniencia de los mismos sobre la Cuaba quede bien reconocido el territorio de los Haticos, Camasan y demás lugares á que aun conserva el enemigo algún apego. Para esto  y como la fuerza de que dispone el Teniente Coronel Marin en su columna es reducida, manifiesto á V.E se hace necesario que la columna entre con el de la línea de V E baje hasta Camasan, tanto más cuanto que debiendo ser dicha línea, entre Holguín y el Cauto de menor intensión á medida que avance sobre esta cabecera en línea recta (ilegible) el Cauto, los intervalos entre dichas columnas habrán de ser menores. (3)
Con la fuerza de 500 hombres que procsimamente es lo que tiene el 2º Batallón de la Habana me propongo cubrir según las instrucciones de V.E Cinco Capitanías que serán Fray Benito, Bariay,  Vijaru, Tacamara, Cacocum y Yareyal, mas esto  podrá ser si no á medida que vaya levantando los Destacamentos.
Las Capitanias de Gibara y Guavasiavo las cubrirán las dos compañías de Nápoles que he mandado reunir de Puerto del Padre, y la de Maniabon las dos Compañías de Guías de Madrid fuerza que es indispensable en aquel punto el más avanzado de la Jurisdicción. La capitanía de Mayarí también corresponde á esta Jurisdicción no las cubro por hallarse muy alejadas y por no tener bastantes fuerzas, pues aunque dos compañías de la corona y unas de Bailen solo tienen entre las tres 90 hombres y se necesita para custodiar la farola de Punta Lucrecia (4)y la guarnición de esta cabecera.
Colocadas asi las fuerzas me queda el Batallón de Artillería con el cual forman la columna que V E me ordena á mi inmediato mando de este Batallón hay tres compañías cubriendo los Destacamentos del O (este) que son Velasco, San Andrés, Purnio y Yareyal y hasta que la línea de columna no esté a la altura de estos puntos no puedo moverlas. Para estar dispuesto á hacerlo, envió al Teniente Gobernador Comandante Obregón (5)que con la fuerza del Velasco y las dos compañías de Nápoles cuando lleguen del Ingenio San Manuel, reconozca y limpie todos los montes de Chaparra, San Cristóbal y orillas de Puerto del Padre (6)y establezca una línea de puntos desde San Andrés por el Vedao, San Pedro, Santa Bárbara á Maniabon adonde hará avanzar entonces las dos Compañias de Guias dejando en Puerto Padre y San Manuel los Voluntarios, y en tal situación esperar el movimiento general de las columnas
Ya están en Tacajo las 20000 raciones que V.E me ordena situe en aquel punto para el aprovisionamiento de las columnas
Hasta la fecha no he tenido noticia ni aviso alguno de la situación que ocupa el Teniente Coronel Marin, no puedo pues decir á V E si se ha puesto al habla con el Coronel Cámara.
Desde aquí le he enviado avisos que he tenido confidenciales acerca de la madriguera del cabecilla Macsimo Gómez.
Las operaciones de Puerto Padre, al envío del convoy, el movimiento de los Destacamentos y otras atenciones de mi cargo me han hecho quedar aquí por ahora.
Sigo recibiendo aviso de que toda la Ensenada (7)está completamente limpia de enemigos.
Con fecha 12 de este mes he pedido al Excmo Sor Capn Gral 60000 raciones de Etapa y considerando que para el movimiento que han de hacer las columnas convendrá tener provisiones en Puerto del Padre he suplicado á dicho Excmo Sor que al traer el Vapor las 60 000 raciones a Gibara deje 20 000 en el citado Puerto del Padre.
La ecsistencia de víveres que hay en esta jurisdicción en el día de la fecha para racionar las tropas es la que espresa el adjunto listado.
Asi mismo por el otro que acompaño se enterará V E de las municiones que tienen los depósitos de Gibara y esta Ciudad.
Los medios de transporte de que puedo disponer con unos 20 caballos por compañía que tiene el Batallón de Artillería á pie, que la necesitarlos para conducir raciones carecen en general de lomillos y demás que se necesita para las cargas.
Los caballos que tiene el vecindario y unas cincuenta carretas de los vecinos del Partido de Gibara que son las que se embargan cuando hay que traer viveres de aquel punto á esta Ciudad.
Las fuerzas del 2º Batallón de la Habana que está en la Jurisdicción de Bayamo, y específicamente el Medico hacen suma falta puesto que el dia que salió (ilegible) Artillería con su Batallón no queda ninguno para la asistencia de las tropas.
Dios gue á V.E. ms as Holguín 20 de enero de 1870
Exmo Señor
Adolfo Morales de los Ríos
NOTAS
1-- Se refiere al general Blas de Villate Conde de Valmaseda.
2-- Se refiere a tropas del regimiento de La Habana que operaban en Holguín en esa época
3-- Las fuerzas españolas avanzaban en un frente por el que se desplazaban varias columnas batiendo a las fuerzas cubanas que se encontraban a su paso.
4-- Se refiere al faro Lucrecia.
5-- Holguín era una jurisdicción cuya máxima autoridad política militar era  el teniente gobernador. En 1869 se dispuso separar el mando político del militar por lo que se nombró un comandante militar y un teniente gobernador.   
6-- En la época Puerto Padre pertenecía a la jurisdicción de Holguín.  Posteriormente le fue asignado a la de Tunas.
7-- Se refiere a la zona del actual municipio Banes de la provincia Holguín.


No hay comentarios:

Publicar un comentario