lunes, 12 de diciembre de 2016

EL LLANO ORIENTAL EN LA ESTRATEGIA DE LAS GUERRILLAS.


Por: Jose Abreu Cardet

Orlando Lara Batista era hombre de origen muy humilde. Nació en 1934 en San German, entonces formaba parte del municipio Holguín.  Posteriormente se trasladó a Bayamo. Trabajo como soldador eléctrico. Allí se incorporó al movimiento 26 de julio que combatía al tirano Batista. Muy pronto alcanzó justa fama por su temeridad en las acciones.  Pero dejemos que sea Orlando Lara quien nos narre como creo la primera  guerrilla que opero en los llanos entre Holguín, Bayamo y Tunas. 
“En el mes de agosto de 1957 cuando establecimos el primer  campamento rebelde en el llano, en la zona de Cauto del Paso, yendo conmigo Roberto Reyes, Jesús Martínez, Víctor  Sotomayor y Elvira Paneque. Contábamos nada más que con  un revolver 38, dos pistolas 38 y una pistola 32”.(1)
Luego se producirían otros alzamientos en los llanos. Salvando algunas diferencias, los demás  destacamentos que operaron en los llanos tenían similares características: estaban mal armados y generalmente eran grupos reducidos. Orlando Lara fue el primer guerrillero que actuó en este territorio y demostró la posibilidad de que una guerrilla lograra sobrevivir en condiciones geográficas tan adversas. En aquella zona  predominaban las llanuras con bosques escasos y vías de comunicaciones relativamente buenas. Tenía una red telefónica y telegráfica que unía a todas las poblaciones. Las fuerzas de la dictadura contaban con modernos equipos de transporte así como blindados y aviones que les creaba una superioridad militar respecto a la guerrilla. Fidel comprendió la capacidad de sobrevivir de aquel reducido grupo y tomo una medida importante.     

Sierra Maestra, enero 16/58 (2)

Por este medio se hace constar que ha sido designa­do jefe de la Zona Oeste de Operaciones en la diagonal que va de Bayamo a Tunas, con el grado de Primer Te­niente, al compañero Orlando Lara.
Dicha zona militar es independiente de las organiza­ciones locales del Movimiento y funcionará conforme ins­trucciones del Mando Rebelde o instrucciones del Mando Nacional (3) que se hagan a través de este Mando.
Las organizaciones locales deben  cooperar con el mencionado fren­te en la medida de sus posibilidades, ya que su consoli­dación significa un paso de avance de la mayor importan­cia estratégica.

  Fidel Castro Ruz
Comandante en Jefe.
Hasta donde sabemos era aquella la primera medida de organizar las fuerzas guerrilleras que operaban en condiciones tan difíciles. En la medida de sus posibilidades les enviaría algún parque e incluso posteriormente le dio a Lara un grupo de experimentados combatientes de la guerrilla serrana. Todo esto permitió fortalecer a la tropa  e incrementar sus posibilidades de desarrollar acciones. El  territorio asignado a esta fuerza comprendía una amplia zona perteneciente a los antiguos municipios de Bayamo,  y Victoria de las Tunas. Aunque Lara no dudaría también de actuar cuando las circunstancias eran propicias sobre el territorio del antiguo municipio Holguín. El ataque al cuartel de Mir es un ejemplo de la flexibilidad de estas fronteras guerrilleras. Asunto significativo es el criterio de Fidel de que Lara y sus fuerzas sean independientes de las organizaciones  locales del movimiento.  Esta fue una acertada política, la guerrilla debía de tener un mando autónomo  y no estar subordinando al movimiento clandestino.  Además evitaba las contradicciones entre Lara y la dirección del moviendo clandestino de Bayamo que ya se habían producido. Es indiscutible que este documento expresa un reconocimiento  a Lara.  Dos meses después Fidel tomaría otra medida. 
Abril 11 de 1958 (4)
Por la presente disposición se asciende al grado de Capitán del Ejército Revolucionario del Movimiento 26 de Julio al compañero Orlando Lara en consideración a sus méritos al frente de su destacamento.
Fidel Castro
Comandante Jefe
Este ascenso, además de reconocer los méritos de Orlado Lara, nos dice de la importancia que tenía el llano para Fidel. En aquellos momentos se encontraban operando en los llanos dos capitanes rebeldes; Orlando Lara y Camilo Cienfuegos. Este último había sido enviado al frente de una pequeña guerrilla a operar en la zona. En esa fecha existían muy pocos rebeldes con ese grado. El 16 de abril Camilo fue ascendido a comandante.
La pequeña guerrilla dirigida por Lara se fortalece, se traslada a la Sierra Maestra y toma parte en la lucha contra la ofensiva Batistiana en el verano de 1958. Lara fue designado por Fidel como como jefe de la columna 14. Esta fue una de las unidades guerrilleras creadas por Fidel luego de la derrota de la ofensiva batistiana. Orlando Lara murió en La Habana en 1970 en un accidente automovilístico.

Notas
1--Carlos  Manuel  Rubiera: “Lara y sus Muchachos”.  Bohemia  19  de abril de 1959, n. 16, p 8-10 y 135-137.
2---El original de este documento que reproducimos en la compilación se encuentra en la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado, en la Ciudad de La Habana.
3--Se refiere a la dirección nacional del movimiento 26 de julio.
4--El original de este documento que reproducimos en la compilación se encuentra en la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado, en la Ciudad de La Habana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario