miércoles, 29 de abril de 2015

PRISIÓN DE CALIXTO GARCÍA EN ESPAÑA (Primera parte)


José Abreu Cardet
Calixto García nació en la ciudad de Holguín en el oriente cubano en el seno de una familia de terratenientes criollos. Muy joven fue trasladado por sus padres a Jiguaní una jurisdicción situada en el centro del departamento oriental cubano, la gigantesca cabeza del cocodrilo que conforma la isla de Cuba. Vivió y trabajo durante un tiempo en la ciudad de Bayamo. De esa forma Calixto se educo en el territorio donde se iniciarían las guerras por la independencia de Cuba. Estaría estrechamente vinculado a las jurisdicciones de Jiguaní y Holguín. En menor medida tambien estaba relacionado con Bayamo. De esa forma se conformaba un hombre que iba mas allá de los estrechos limites de las jurisdicciones. Para el su región y sus intereses era el oriente de Cuba y en especial el extenso valle del Cauto.  Incorporado a la conspiración que dio inicio a la guerra de 1868 se levanto en armas el 14 de octubre de ese año respaldando el alzamiento de Carlos Manuel de Céspedes. Formado bajo la tutela del general dominicano Máximo Gómez ascendió rápidamente en el escalafón militar.   En 1874 Calixto García Iñiguez era uno de los principales lideres de las fuerzas independentistas cubanas.     En septiembre de  ese año al frente de una pequeña escolta se encuentra de visita en la jurisdicción de Manzanillo.  Durante el  recorrido fue sorprendido por el enemigo. A punto de caer prisionero se disparo con su revolver debajo de la barbilla. Aunque gravemente herido logro sobrevivir. Curado por sus captores fue trasladado a La Habana y tras guardar durante corto tiempo prisión en el Castillo del Morro lo enviaron a España. El buque que lo conducía atracó en el puerto de Santander en las costas del mar Cantábrico. De inmediato fue remitido en el buque León a Santoña, ciudad portuaria situada en la misma provincia de Santander. El 5 de Mayo de 1875 ya se encontraba Calixto encerrado en una prisión en ese puerto. Como la mayoría de las ciudades de alguna importancia de la turbulenta Europa, Santoña era defendida por   varias fortalezas. Entre ellas  estaban las siguientes: Castillo Solitario, Galván Alto y Bajo, San Car­los, San Martín, y las baterías del pasaje, la Cruz, Punta del Águila y la Nueva. También existía un penal construido en un viejo depósito de anclas.
Desconocemos en cual de estas fortalezas guardó prisión, aunque uno de sus Biógrafos señalo el Castillo de Santoña, no hemos encontrado ninguna referencia a que algunas de esas  fortificaciones recibieran tal nombre. De todas formas muy poco tiempo permaneció Calixto en las costas del Cantábrico. Fue trasladado a Madrid, el 8 de mayo, y encerado en el cuartel  de San Francisco.
Mientras en la lejana y cálida isla antillana Lucía Iñiguez  imponiéndose a la pobreza en que vivía obtenía, el l4 de mayo de 1875  solicito permiso para España y ya el 12 de junio de 1874 llegaba al puerto de Santander desde donde se dirigió de inmediato a Madrid .
 En esos años en Madrid había una pequeña colonia de jóvenes estudiantes cubanos de ideas independentistas que se nuclearon de inmediato alrededor de Calixto y Lucía.
 El régimen carcelario en San Francisco era mucho más benévolo que en la fría Santoña. Se le permitía la visita de su madre, los jóvenes cubanos, de un profesor de francés que lo inició en se idioma, incluso de una joven española, Paula Ruiz, que subyugada por el legendario mambí le da un hijo.  Los prejuicios de la época impiden que lleve los apellidos  del  padre y fue bautizado como  Raimundo Domínguez Aguaras. Lucía se encargó de la crianza del nieto español e iniciarlo en largo camino de la revolución. Falleció en las filas libertadoras en la guerra de 1895.
En julio de 1875 Calixto solicitó a las autoridades españolas que :

Se le autorice para trasladarse desde  luego a la casa particular que él elija en donde bajo el cuido de su familia y con las condiciones necesarias pueda someterse a las operaciones que indispensablemente debe sufrir para la curación de las lesiones que padece y atender al restablecimiento de su salud.  (1)                       

El 24 de septiembre de 1875  el ministro de Ultramar le comunicó al Capitán General de Castilla la Nueva, bajo cuya jurisdicción estaba el cuartal de San Francisco:

Así mismo de lo manifestado por los profesores médicos del cuerpo de sanidad militar que han reconocido al recurrente (Calixto García)en el certificado que VE. remitió a este ministro con su escrito  de veintitrés de Julio próximo pasado SM.  de conformidad con lo acordado  en consejo de ministro ha tenido por conveniente resolver que el referido Don Calixto García Iñiguez sea trasladado en calidad de preso y con las debidas precauciones  al hospital militar de esta plaza para que en el pueda practicarse la operación que  necesita, encareciéndole  la más rigurosa vigilancia en su custodia y bajo la más estrecha responsabilidad del jefe del puesto a quien le será  exigido en caso de evasión, y siendo por último de Real voluntad que una vez que se halla curado el interesado vuelva  a ser conducido a las prisiones militares  en que hoy se encuentra... (2)

El trato humano de las autoridades españolas no socavaron la fidelidad de Calixto a la revolución.  Américo Feria, un cubano que lo visitó en presidio, le comentó que lo más seguro era que Cuba obtuviera la autonomía producto de la guerra del 68: Que autonomista, ni autonomista, responde el mambí. Cuba será libre o independiente.
Pero no siempre el veterano mambi recibió  un trato humano de sus carceleros como veremos en otro articulo que ponemos a disposición del lector de Memoria Holguinera. 

Notas
(1) Centro de Información de las Guerras de Independencia, Museo Casa Natal de Calixto García, fotocopia  del expediente seguido por los españoles al Mayor General Calixto García,  (1874-1896) el original se encuentra en el Archivo Histórico Nacional de Madrid Legajo 4837 Numero 62 año 1875 Subsecretaria Ministerio de Ultramar Negociado 2 Cuba. 
2-Idem


No hay comentarios:

Publicar un comentario