viernes, 24 de abril de 2015

EL FIN DE LA GUERRA EN EL REGIMIENTO 7 DE LA GUARDIA RURAL (Cuba 1958)



Por: José Abreu Cardet

El regimiento numero 7 Calixto García en 1958 comprendía el  territorio de los antiguos municipios de Victoria de las Tunas, Puerto Padre, Gibara, Holguín, Banes, Antilla, Mayarí y Sagua de Tánamo. En la actual división política administrativa (1976), comprende a las provincia de Tunas y Holguín.  Queremos referirnos al final de la lucha contra Batista en esa zona.
En general no podemos hablar de una desmoralización significativa de las fuerzas del Regimiento 7 pese a las derrotas de Sagua de Tánamo, Cueto y Puerto Padre. Estas poblaciones fueron atacadas y capturadas por las fuerzas rebeldes en la segunda quincena del mes de diciembre de 1958. Pese a esas derrotas entre el 30  de diciembre y el 1º de enero de 1959 se desarrollaron intensos combates entre rebeldes y soldados.
El día 30 las fuerzas de Jobabo librarán un encarnizado combate que se desarrolló desde la media noche del 29 hasta la tarde del 30. (1) Esta guarnición estaba formada por treinta y cuatro militares; los mismos, luego de más de doce horas de combate abandonaron, la plaza y trataron de llegar a Camagüey, pero fueron capturados en los límites con la provincia de Oriente. (2)  Las fuerzas del escuadrón 74, en Mayarí, comenzaron a ser atacadas en su sede por las tropas del Segundo Frente.  El día 31 de diciembre trataron de llegar al central Preston porque desde allí tenían la posibilidad de  escapar por mar, pero los rebeldes habían instalado una emboscada en un lugar de la carretera llamado Guanina, entre Preston y Mayarí. La ruidosa explosión de una mina dio inicio al combate.
Un grupo de soldados apoyados por una tanqueta logró escapar, pero otra parte quedó cercada. El enfrentamiento se desarrolló intensamente por ambos bandos. Un testimonio, confeccionado por los excombatientes,   relata en estos términos la situación de sus enemigos.  “Los guardias se defendían en las cunetas y debajo de los carros, desde donde hacían fuego. Los combatientes rebeldes avanzaron más, cerrando totalmente la carretera e impidiendo el paso. Se veían los cuerpos de varios guardias muertos o heridos. La situación para ellos era muy difícil. No tenían escapatoria”. (3)
Las fuerzas que guarnecían Preston intentaron rescatar a sus compañeros y avanzaron por la línea del ferrocarril hasta caer en una emboscada donde fueron rechazados, entonces se llegó a un acuerdo con los sitiados: las tropas entregarían las armas y el parque, los oficiales podían conservar sus pistolas y todos serían trasladados a Preston; los heridos, por supuesto, resultarían atendidos. A las 3 pm del 31 de diciembre se había producido la rendición total de estas tropas. Las bajas del escuadrón fueron doce 12 muertos y un número mayor de heridos. Los rebeldes tuvieron dos: un fallecido y dos heridos de los que uno murió posteriormente.
En la noche del 31 de diciembre al 1º de enero el dictador Fulgencio Batista Zaldívar, con su familia y un grupo de altos oficiales y políticos muy cercanos a él, escapó hacia República Dominicana. Entonces quedó formado un gobierno provisional dirigido por José Miguel Piedra, el magistrado de más antigüedad del Tribunal Supremo. Era un golpe bajo al mando del general Eulogio Cantillo Porras (4) con el propósito de frustrar el triunfo popular, y aunque generalmente hasta ahora los sucesos se han visto desde la óptica habanocentrista del alto mando militar en la capital, pasemos a ver qué ocurría en el Regimiento 7. 
Las fuerzas de este conjunto de tropas tomaron diversas actitudes ante esta nueva situación.  La compañía destacada en Nicaro (5) se negó a rendirse. En horas de la mañana del 1º de enero de 1959 trataron de escapar en un barco pero el fuego de los rebeldes los obligó a detenerse y luego aceptaron la rendición. (6)   La guarnición de Buenaventura, un poblado situado en la carretera central entre Tunas y Holguín, fue atacada por los rebeldes en la noche del 31 de diciembre, al enterarse de la caída del tirano los rebeldes intentaron convencer a la guarnición para que se rindiera.   El jefe de los revolucionarios, Arsenio García, “les envió como tres veces un viejito del pueblo como emisario, y la última le dijeron que si volvía allí lo iban a fusilar” (7) El combate se desarrolló durante todo el día del 1º de enero, aunque sabían de la fuga del tirano. Al atardecer la guarnición se rinde.
Las fuerzas batistianas acantonadas en San Germán (8) se encontraban en un gran estado de desmoralización. El cuartel estaba defendido por la guarnición de la guardia rural a la que se sumó una compañía enviada a mediados de diciembre.   A esta tropa se agregó la columna de Sosa Blanco (9) que había rescatado la guarnición de Cueto y además las tropas que defendieron ese poblado. Han tenido numerosos heridos y muertos, conocen el poder de fuego del enemigo, su valor y ya no tienen ningún deseo de combatir. Sumaron ese espíritu de derrota a la guarnición de San Germán. Establecen contacto con el mando de los rebeldes el 31 de diciembre, pero no se rinden incondicionalmente y piden la presencia del teniente coronel Nelson Carrasco y Artilles, capturado por los rebeldes en el combate de Paraná, para negociar la rendición. Es la única unidad del regimiento 7 que sin entrar en combate está dispuesta a rendirse.
El jefe de la columna rebelde  17, Enrique Luzón, se trasladó al sur de Oriente, específicamente a la zona de Santiago de Cuba, en busca de ese oficial, pero estaba herido.  Y pese al estado de desmoralización no se produce la rendición hasta las primeras horas del día 1º  de enero. (10) Es posible que su petición de que el oficial prisionero sirviera de mediador fuera una artimaña para ganar tiempo en espera del refuerzo del regimiento porque, si realmente tenían tantos deseos de rendirse, lo pudieron haber hecho apenas se enteraron de la huida de Batista.  
El 1º de enero las fuerzas rebeldes bajo las ordenes de Eddy Suñol (11) iniciaron las conversaciones con el teniente Pérez Palacio,  jefe de  la  guarnición de Gibara. El cura del pueblo y un hermano del oficial sirven de intermediarios, hasta acordar que la rendición se produciría al día siguiente en horas de la mañana. (12) 
Mientras en Holguín el primer día del año no se ha llegado a un acuerdo de sometimiento y las fuerzas del regimiento se niegan a rendirse. El jefe del Cuarto Frente, Delio Gómez Ochoa,  había elaborado un plan para conquistar la plaza de Holguín y según el testimonio ofrecido al autor de este texto:
El plan era rodear el Regimiento con algunos pelotones y escuadras, para aislarlo de la ciudad y tomar la Estación de Policía y otros puntos custodiados como el Ayuntamiento, la zona Fiscal y la Audiencia. Controlados esos lugares, recrudecer el sitio sobre el Regimiento, atacándolo por el frente y por detrás; establecer una emboscada grande con los ciento veinte o ciento treinta hombres de Suñol en Aguas Clara para impedir cualquier retirada hacia la zona de Gibara y un pelotón con una ametralladora en la carretera central entre Holguín y Buenaventura, cerca de Matamoros, cumpliría la misma función en esa otra dirección.  (13)
El ejército rebelde fijó la fecha del ataque para el día primero a las 7 pm y solo se producen intercambios de fuego entre las postas del regimiento y avanzadas rebeldes.
El combatiente Otto Munster Oliva recuerda que “el 31 de diciembre por la noche, se avanzó sobre los puntos acordados de antemano, alrededor de la media noche empezaron a sonar los primeros tiros, se hizo un fuego intermitente durante toda la noche y al amanecer del día primero” (14)
La última operación realizada por el regimiento fue él envío hacia Tunas de un refuerzo que a las once de la mañana del primero de enero salió del recinto militar. Este estaba integrado por una tanqueta y varios camiones blindados. (15) En un lugar conocido por el Club de Cazadores, a pocos kilómetros del regimiento, se enfrentó a las fuerzas rebeldes. Arístides Aguilar Sánchez, un miembro de la tropa  guerrillera  que combatió contra la caravana enemiga recordaría años después:
Estábamos emboscados en el club de cazadores en la carretera central entre Holguín y Buenaventura y como a las diez y pico u once del día primero mandaron una tanqueta y varios camiones con chapas blindadas y nos prendimos con ellos; no pudimos hacerle nada porque no teníamos armas competentes para enfrentar los equipos blindados, combatimos un rato, tiraban cantidad y tuvimos que retirarnos hacia el campamento de Matatoros. (16)
Mientras los soldados combaten el coronel Ugalde Carrillo, jefe del regimiento, escapa en un avión al extranjero. La nave salió de la pista militar del regimiento ante los ojos de muchos oficiales y soldados responsables de crímenes y torturas y que horas después responderían ante los tribunales revolucionarios. Algunos acabarían frente a un pelotón de fusilamiento. Aquellos esbirros fieles al tirano hasta el último momento eran abandonados por la alta jerarquía militar y como jefe del regimiento fue designado el coronel Aguilar, quien llegó vía aérea desde Bayamo. Entonces una comisión de civiles integrada por miembros de una logia masónica comienzan a mediar entre ambas fuerzas, poco después de las 11 de la noche del día 1º se realizó un encuentro entre oficiales del regimiento y el mando rebelde en un templo masónico de la ciudad. Allí se llegó al acuerdo de que las fuerzas del regimiento se rendirían, algo que se efectuó al día siguiente. 
Las fuerzas del escuadrón 74 que lograron escapar de la emboscada de Guanina y las que se rindieron a los rebeldes le permitieron trasladarse a Preston llegaron a Antilla por vía marítima el 31 de diciembre. En la noche del 31   un grupo de soldados asesinaron a tres vecinos de la población. Eran: un vendedor de puerco asado y dos clientes. Al parecer los esbirros trataron de quitarle al vendedor el puerco al este negarse los asesinaron.  El día 1º el jefe de la guarnición de Antilla, teniente Castellano, al enterarse de la huida del tirano se trasladó en un jeep acompañados de otros militares y el cura del poblado hasta una avanzada rebelde situada en las inmediaciones del puerto. Allí se negoció la rendición que se consumó ese día.
 Mientras en Banes, que tenía una guarnición más numerosa, el mando trataba de ganar tiempo para ver el desarrollo de los acontecimientos. Por eso se realizó una entrevista entre el jefe de la columna 16 y el de la guarnición de Banes, que proponía suspender las hostilidades dada la existencia de un nuevo gobierno en La Habana. Esto hizo que se decidiera por parte del comandante rebelde una tregua hasta las 6 pm y, luego de esa hora, atacarían. Al día siguiente el escuadrón 75 de Banes se rindió. (17)
El combate más intenso librado el 1º de enero de 1959 en el territorio del regimiento 7 fue la defensa del central Báguanos. Esta guarnición ocupaba el edificio de la llamada sociedad de color. (18)Este era un construcción de mampostería  que había sido protegido con sacos de tierra.
En la noche del 31 los rebeldes penetraron en el batey y ocuparon el central azucarero. Como si fueran los dueños del silencio los Mau Mau dominaron posiciones cercanas al cuartel sin ser descubiertos. Sobre las ocho de la mañana dos soldados salieron, como siempre lo hacían, con un cubo en busca de leche para el desayuno. Los rebeldes abrieron fuego sobre los dos militares. El combate se inició a estómago vacío. Pero a los radios de batería de los vecinos llego una noticia sorpresiva: Batista había escapado. Los rebeldes le gritaban a los soldados que Batista se había ido pero estos incrédulos siguieron disparando. Se envió a la joven esposa de uno de los soldados con un mensaje para el jefe de la guarnición. Pero no lo creyeron. El fuego se incrementó por ambos bandos.
El jefe enemigo solicitó apoyo a Holguín y a media mañana le enviaron una avioneta que ametralló alrededor del cuartel y lanzó cajas de parque que cayeron en manos de los rebeldes. Luego llegó un B 26 acompañado de una avioneta que  ametralló y bombardeo el indefenso batey; todo esto provocó varios incendios e hirió a una niña. Era la última acción de las Fuerzas Aéreas del Ejército, pero los rebeldes mantuvieron el cerco. Obtuvieron una bazuca con abundante parque y le hicieron dos disparos al edifico. La rendición se producía a las 5 de la tarde del día primero.  Los rebeldes consideraron que “la capitulación pudo haberse producido mucho antes, pero el jefe del cuartel tenía que responder por ciertas cuentas pendientes con el pueblo.” (19)Dos soldados estaban heridos. La guarnición fue puesta en libertad menos el jefe que quedó detenido.

EPILOGO

Hasta donde sabemos, en el Regimiento 7 se libraron los últimos combates contra la dictadura en la isla y en su territorio se efectuó el ultimo bombardeo de la Fuerza Aérea del Ejército. Pese al cúmulo de derrotas sufridas en los días anteriores y los ataques rebeldes y sobretodo la sorprendente noticia de que el tirano Batista había escapado estos hombres entraron en combate o trataron de eludir el entregar las armas  con conversaciones para  ganar tiempo o ventajas de la rendición.  El análisis demasiado esquemático de que el ejército de la dictadura estaba desmoralizado en su conjunto no es aplicable al regimiento número 7 y  a otras unidades. En los estudios sobre la lucha contra la dictadura de Batista se mueve entre dos extremos. Por un lado se destaca el papel heroico de los rebeldes, por otro se considera, como idea subliminar, de que el ejército carecía de moral combativa. Esta última es una generalización que entra en contradicción con el desarrollo de los acontecimientos. Si analizamos la prolongada defensa de los cuarteles, la intensidad de algunos combates nos damos cuenta que hay que replantearse tales criterios. La propaganda argumentada por los revolucionarios durante el desarrollo de la lucha no ha sido sometida a una crítica histórica y se da como una verdad. La victoria del primero de enero no fue fácil. No pocas unidades del ejército combatieron intensamente.  

NOTAS

1--Historia provincial de Las Tunas, Editora Historia ob. cit.  2010 P 255
2---Ibídem p. 255
3--- Comisión de Historia de la Columna 19 “José Tey”, Columna 19 “José Tey”, Segundo Frente Oriental “Frank País”, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1982p.399
4--Después del triunfo de la revolución fue juzgado y condenado a quince años de prisión. Antes de cumplir la condena fue dejado en libertad y se trasladó a Estados Unidos donde falleció en 1978.
5--Planta procesadora de níquel situada en las márgenes de la bahía de Nipe.
6--Comisión de Historia de la Columna 19 “José Tey”, Columna 19 “José Tey”, Segundo Frente Oriental “Frank País”, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1982  p.401
7--Minervino Ochoa, Dolores Feria, José R. Murt Mulet, José Abreu Cardet: Misión especial de operaciones, Editado por la Sección de Investigaciones Históricas de Holguín, 1990. p 181
8--Batey de un central azucarero del mismo nombre. En esa época formaba parte del municipio Holguín, actualmente, 2014, es un municipio de la provincia Holguín llamado Urbano Noris
9--Comandante Jesús Sosa Blanco había rescatado la sitiada guarnición de Cueto. Se retiró con la referida guarnición y la columna que lo acompaño en esa operación a San German. Fue atacado en el trayecto y llego con una gran cantidad de heridos y muertos.
10-- Comisión de Historia de la Columna 17” Abel Santamaría “Datos tomados del libro Triángulo de Victorias, Columna 17 Abel Santamaría, Casa editorial Verde Olivo, Ciudad de La Habana, 2008. p. 398
11--Eddy Suñol Ricardo en esos momentos era capitán y jefe de uno de los pelotones de la columna rebelde número 14 del Cuarto Frente Oriental Simón Bolívar.
12--Mauro Mulet Ochoa, Gente de Campo, Ediciones Holguín, 2004, p. 117
13--Dolores Feria y otros, La columna 32 en combate, Ediciones Holguín, 1987, p. 90
14--Ibídem   pp. 90 -91
15-- Dolores Feria y otros, La columna 32 en combate, Ediciones Holguín, 1987, P 91
16--Idem pp.  91
17-- Comisión de Historia de la Columna16, “Enrique Hart” Rumbo al triunfo de enero, Columna 16 “Enrique Hart”, Editorial Verde Olivo, 2008.  p 245
18--Ibídem p 238
19--Ibídem p.  244



2 comentarios:

  1. me gusto el escrito valioso
    pregunto
    quien detuvo a jesus sosa blanco
    gracias

    ResponderEliminar
  2. Jose abreu cardet
    me gustaria escribirle en privado
    busco datos geneologicos de la familia abreu
    naci en mulas don antonio abreu comenzo la saga abreu que dura hasta hoy en mulas
    pero sabemos que el venia de yabazon ,unos 125 anos atras
    mil gracias
    pedro silva
    silva.yulie@gmail.com

    ResponderEliminar