viernes, 24 de abril de 2015

De Antillas a Baracoa: RUTA NÚMERO 2, CUBANA DE AVIACIÓN


José Abreu Cardet
En las primeras décadas del siglo XX en el territorio de la antigua provincia de Oriente se  establecieron una gran cantidad de centrales azucareros. Se iniciaba un proceso de modernidad de esta región. Las comunicaciones era un factor esencial en este mundo cambiante. La vida económica y social de ciudades como Baracoa exigía un servicio rápido y eficiente de correo. Sin embargo, el siglo XX no parecía haber traído grandes transformaciones de tan vital servicio en algunas regiones del oriente de Cuba. En Baracoa el correo regular se llevaba cada 15 días   a caballo desde Guantánamo. Hubo una cierta mejoría cuando se comenzó a utilizar una línea de cabatoge que cada tres días trasladaba el correo postal hasta Baracoa. 
El siglo XX traería la aviación a Cuba. El desarrollo de la aviación introdujo significativos en el progreso del correo. Baracoa no sería una excepción.  El puerto holguinero de Antillas jugaría un importante papel en el perfeccionamiento del correo de Baracoa. Es una historia que queremos contar hoy.
  En 1919 uno de los pioneros de la aviación cubana, Jaime González Groicier pensó establecer un vuelo de correo postal entre Antillas y Baracoa con un avión Morane Saulnier. La ruta propuesta era La Habana, Matanza, Caibarién, Nuevitas, Antillas y Baracoa. El proyecto fracaso pues no recibió apoyo del gobierno. (1)
En 24 de febrero de 1928 se hizo un vuelo de prueba de Santiago de Cuba a Baracoa en un avión de la Pan American Airways. Este sobrevoló la ciudad y  lanzó un paquete de correspondencia sobre Baracoa. (2) Pero de ahí no paso el intento en ese año de mejorar las comunicaciones.
El 12 de enero de 1929 el ejército cubano realizó un vuelo exploratorio para buscar o localizar un posible aeropuerto y ver las condiciones para establecer una línea regular. Por fin se decidió utilizar hidroaviones. El 23 de julio de 1930  acuatizaba en la bahía de Gibara el hidroavión Santa Clara  de la corporación aeronáutica cubana.  Realizaba un vuelo de estudio para establecer una ruta  aeropostal  entre La Habana y Baracoa. (3)  Despegó hacia Baracoa pero las marejadas y el viento no le  permitió aterrizar.  La nave voló hacia Santiago de Cuba donde esperaron que mejorara la atmosfera. Al día siguiente despegaron hacia  Baracoa y acuatizaron  en el rio Toa. 
El 5 de enero de 1931 se inauguraba la ruta  desde Antillas a Baracoa. (4) El 23 de enero de 1931 se dio a conocer la autorización a la corporación aeronáutica de Cuba para establecer una línea de servicio aéreo regular de transporte de correspondencia y pasajes entre Antillas, Barrederas, Cayo Mambí y Baracoa. (5)
El 5 de febrero de 1931 uno de los aviones que mantenía esta ruta sufrió un desperfecto técnico en momento en que la nave regresaba de Baracoa a Cayo Mambí.  La bomba de aceite sufrió una rotura. El piloto se dio cuenta del fallo y logró amarizar  en las inmediaciones de un lugar llamado   Carenerito.
Este servicio trajo toda una serie de irregularidades. La compañía aérea no contaba con naves con condiciones para enfrentar las condiciones climatológicas que en ocasiones eran adversas.  Por ejemplo el 12 de marzo la nave Santa Clara que debía de cubrir esa ruta  se presentó sobre Baracoa, no amerizó y regresó a Antillas con la correspondencia.  Las condiciones del mar no eran idóneas. (6)
En Baracoa hubo una protesta por las deficiencias en el servicio pues los aviones anfibios se negaban a  acuatizar en caso de mal tiempo o brisa muy fuerte. La solución llegó con la adquisición de aviones más potentes.  La empresa aérea compró dos aviones Sikorsky S-38B que serían utilizados en la ruta Antillas, Barrederas, Cayo Mambí y Baracoa. El primero de ellos llegó a la Habana  el 24 de marzo de 1931 lo que permitió regularizar la ruta.
Notas
1--Rolando Marrón Duque de Estrada. Cubana de Aviación- El Instrumento elegido (1929 1961) Cubana de Aviación  s.a. p. 52
2—Ibídem p. 53
3—Ibídem pp. 55 56 
4-- Ibídem p. 57
5-- Ibídem p. 58

6—Ibídem p. 59

No hay comentarios:

Publicar un comentario