jueves, 21 de octubre de 2010

Arcadio Leyte Vidal: Un mambí del 68

Mayarí era  un singular lazo entre Holguín y Santiago de Cuba. Esta capitanía pedánea perteneció a Santiago de Cuba hasta 1856 en que fue agregada a la jurisdicción de Holguín.  Muy pronto comenzaron a formarse nuevos vínculos entre este territorio y la jurisdicción en la que había sido incluida por una decisión administrativa.  Sin embargo, las relaciones con el sur de oriente no se perdieron. Arcadio es producto de esta compleja relación. Nació en Santiago de Cuba el 12 de enero de 1846. Su familia radicaba en Mayarí desde hacia muchos años. El vivió en esa localidad desde muy pequeño.   Era oficial del cuerpo de voluntarios local y propietario de tierras. Miembro de una antigua familia criolla. En cierta forma era el típico líder de la futura insurrección.   Al llamado de los conspiradores respondió presente y se sublevó en Mayarí.  Muy pronto tomaría notoriedad sus acciones e influencia en la zona.
Mayarí quedó enmarcada en la división insurrecta de Holguín. En marzo de 1869 formó parte de la brigada oriental de esa división. Arcadio como miembro primero y luego  como jefe de esa brigada en varias ocasiones participó en numerosos combates. Se enfrentó a la descomunal ofensiva de Valmaseda que desde principios de 1869 se extendió por Oriente. Su hoja de servicio es larga, con una breve muestra podemos decir que en 1869 fue herido durante el ataque al poblado de Sama.  De nuevo es herido en septiembre de 1872 cuando bajo las órdenes de Calixto García participó en una operación sobre Baire. (1)
Acompañó a Calixto García en numerosos combates como Las Calabazas, El Martillo, Santa María de Ocujal y Cuatro Caminos de Chaparra. Según el mambí e historiador Enrique Collazo, en su libro Desde Yara hasta el Zanjón (2), Leyte Vidal contribuyó al triunfo cubano en el Combate de Santa María de Ocujal, al hostigar por ambos flancos  a las tropas españolas,  para completar la derrota. El historiador Juan J. E. Casasús lo afirma en su estudio  Calixto García, el estratega. (3)
En septiembre de 1875 tomó parte en una incursión por la zona de cultivo de Holguín. Entre otras acciones se le recuerda por el asalto a un fuerte en Yabazón. Al mes siguiente se encuentra entre la oficialidad que dirigió una incursión por el territorio de Jiguaní. En enero de 1876 estaría en una operación por el territorio de Gibara zona con una importante población integrista. En esta ocasión se destaca en los ataques a Potrerillo y a Yabazón. Luego estaría en el ataque al caserío de Guayabales.  En mayo de 1875 participaría en las acciones realizadas en el camino de Ojo de Agua a Cortaderas. En los primeros días de septiembre de ese año combatiría en los alrededores de la ciudad de Holguín. Los combates se repiten. Militar disciplinado se opuso a los diferentes motines regionalistas y caudillistas que se dieron en las filas del ejército libertador. Era uno de los oficiales que gozaba de la absoluta confianza de Antonio Maceo.  Sus ascensos durante la campaña del 68 son una prueba evidente de su capacidad y la confianza que tenía la revolución en Arcadio. El 12 de junio de 1870 fue ascendido a comandante, el primero de junio de 1872 a teniente coronel y el ocho de mayo de 1873 a coronel. Algunos historiadores afirman que antes de concluir  la guerra de 1868 fue ascendido a general de brigada. Estaría en la Protesta de Baraguá. Al terminar la guerra se radicó en la zona de Mayarí.
En septiembre de 1879 decidió trasladarse a Panamá. La Guerra Chiquita había estallado a finales de agosto de 1897. El mando español comenzó a sospechar que las intenciones de Arcadio no eran eludir la guerra sino incorporarse a una de las expediciones que se fraguaban en el exterior. Deciden asesinarlo. Arcadio acompañado por un primo debía de tomar un buque en la bahía de Nipe. Allí los hispanos  sitúan a dos cañoneras. Al llegar Arcadio lo detienen  y trasladan a una de las cañoneras donde lo asesinan junto con su primo el trece de septiembre de 1879. Los cadáveres de los patriotas son arrojados a las aguas de la bahía de Nipe.
 NOTAS
1- ANC, Academia Historia, Legajo 358 núm. 50 – A

2-- Enrique Collazo. Desde Yara hasta el Zanjón. Instituto Cubano del libro. La Habana 1967, página 140.
3- Juan J. E. Casasús.  Calixto García (el estratega). Colección historia cubana y americana. La Habana 1962. Segunda edición, página 82.

ATAQUE A BAGUANOS: EL ULTIMO COMBATE

Las fuerzas de la columna 16 Enrique Hart Dávalos del Segundo Frente Oriental Frank País deciden atacar el cuartel enemigo que defiende el central Baguanos en el territorio del antiguo municipio Holguín.  La acción se realizaría el primero de enero de 1959. En aquellos momentos los revolucionarios habían liberado Cueto y  Tacajo.  Además de ser un enclave enemigo en territorio ya controlado por los rebeldes significaba capturar casi medio  centenar de armas de guerra y parque.  
Las fuerzas de la columna fueron estructuradas en 5 pelotones cada uno integrado de 15 a 20 hombres.  Tres de ellos serian utilizados  en el ataque y dos cubrirían los caminos por donde podía llegar refuerzo enemigo de Antillas y Banes.
Por información brindada por el compañero  Enrique Pino miembro del movimiento 26 de julio se supo que el enemigo había ocupado la sociedad de color. Este era  un edificio de mampostería protegido son con sacos de arenas. Días antes el ejercito abandono el poblado de Baguanos. Los rebeldes aprovecharon para ocuparlo y quemar el cuartel. Al recuperar la población estos escogieron como nuevo cuartel la referida sociedad.   
El movimiento clandestino informo de la existencia en la azotea del edificio de una ametralladora calibre 30. Pero después del combate se pudo comprobar que era una maniobra de desinformación del enemigo pues era un tubo tapado con una lona que aparentaba ser una ametralladora.  Durante la noche guiados por combatientes y colaboradores que conocían el poblado los tres pelotones se situaron en sus posiciones de ataque  El desplazamiento fue tan sigilosos que el enemigo no se entero.  A las 6 am como era  habitual dos soldados salieron del cuartel con un cubo a buscar leche para el desayuno. Se abrió fuego contra ellos y comenzó el combate.
El cuartel  estaba rodeado, los rebeldes se encontraban situados en óptimas condiciones para el combate. Pero al avanzar la mañana varios vecinos llegaron hasta las fuerzas rebeldes anunciado la huida de Batista
Los  rebeldes comenzaron a gritar a los soldados que se rindieran pero estos no creyeron la noticia. Se pidió una tregua y se envió a una joven, esposa de uno de los militares con un papel informándole de la fuga del tirano pero estos se resistieron a creerlo. Luego enviaron con la joven un radio de batería. Pese a esto el jefe enemigo intensifico el fuego. El combate se continúo desarrollando con toda la intensidad.  El jefe contrario por la microonda pidió refuerzo al regimiento de Holguín que envió una avioneta que ametrallo y lanzó cajas de parque que cayeron en poder de los rebeldes.
Ante la obstinación  del enemigo y no queriendo que murieran en el día de la victoria soldados rebeldes el jefe de la columna envió a su segundo en el mando el capitán Jiménez Lage a Mayarí para que  solicitara a las fuerzas de la columna 19 una bazoca con su artillero.  Esta tropa había ocupado el poblado de Mayarí.
Al medio día un avión B 26 y una avioneta llevaron a cabo un bombardeo sobre la población destruyendo varios edificios e hiriendo a una niña.
A las tres de la tarde llego la bazuca. Se le hace un disparo  que le destrozo la pierna a un soldado.  Pero continúa la resistencia. Le hacen un segundo disparo. A las 5 de la tarde el enemigo se rinde.
Este fue el último combate librado por las fuerzas de la dictadura en la isla,  así como el último bombardeo. Es interesante que en territorio holguinero se libró en agosto de 1898  el ultimo combate entre fuerzas cubanas   y españolas  en la zona de Gibara y mas de medio  siglo después la historia  se repetía. En territorio holguinero se disparaban los últimos proyectiles en un combate contra la dictadura de Batista.

BIBLIOGRAFIA

--Comisión de Historia de la Columna 16  “Rumbo al triunfo de enero Columna numero 16 Enrique Hart” Ediciones Verde Olivo 2007 p 238  y  240
--Archivo Provincial de Historia de Holguín, Fondo Segundo Frente Oriental Frank País.

Ataque a Auras

En abril de 1873 las fuerzas mambisas bajo el mando del general Calixto García atracaron y tomaron el poblado de Auras, hoy Floro Pérez. Aquella fue una acción encarnizada donde españoles y mambises combatieron con valor. Ignacio Mora patriota camagüeyano acompañó a las fuerzas de Calixto García. El objetivo esencial era tomar vituallas pues los españoles habían establecido un intenso bloqueo a los libertadores. En su diario personal Ignacio anotó los pormenores del combate que hoy queremos dejar a disposición  del lector interesados en el pasado de Cuba.   
Miércoles 9 (abril 1873)
Amanecimos en el mismo lugar y la marcha no continuaría hasta la noche. A las 6 se movió la columna, a la una de la madrugada principió el tiroteo. Estábamos en Auras. El enemigo no se sostuvo en sus posiciones, nos abandonó  el poblado; principió el saqueo, se ocuparon las principales casas que eran todas del comercio. Concluido el saqueo se incendiaron todos los establecimientos y la Iglesia. La perdida ha sido inmensa para los contrarios, y aunque es cierto que en la orden del día se prohibió matar á los indefensos no se pudo evitar que en la casa que habitaba Argudin, se quemasen varias personas a pesar de que se les brindó el perdón y se les proponía no tocarles. Prefirieron morir quemados, haciéndonos fuego, á rendirse.
Jueves 10 (abril 1873)
A las 4 de la madrugada se continúo la marcha, camino de Casa Alta, quemando todas las habitaciones de ambos lados de la vía, y haciendo lo mismo Limbazo Sánchez (1) por el Pedregoso. En Casa Alta, se reunieron las fuerzas, y se pasó por las Bocas, trinchera enemiga que nos hizo fuego. No se desconcertó la columna y continúo la marcha cargados los hombres un inmenso botín, con gran numero de reses y 50 caballos tomados en las casas del camino, acampamos en la Vega de Mano. (2)

1—Limbazo Sánchez destacado jefe insurrecto. Aunque no era natural de Holguín combatió en la guerra de 1868 en este territorio.
2—La cita se ha tomado del diario de Ignacio Mora  publicado por  Nydia Sarabia en su libro.  Ana Betancourt. Editorial de Ciencias Sociales. La Habana. 1970  p. 173 

EL ATAQUE A TUNAS: EL INFORME DE CALIXTO GARCIA

Entre el 28 y el 30 de agosto de 1897, fuerzas del departamento oriental bajo el mando del general insurrecto  Calixto García Iñiguez atacaron y tomaron la ciudad de Tunas. El acontecimiento no solo tenía una gran relevancia militar pues por primera vez en la guerra de 1895 en el departamento oriental los mambises capturaban la cabecera de un municipio. Esta operación formaba parte de los planes de Calixto para desalojar al enemigo de sus principales posiciones en el interior del departamento oriental. En el caso de la porción oriental de ese departamento  las poblaciones más importantes situadas en el interior alejadas de las costas eran Bayamo, Jiguaní, Holguín y  Tunas.  Calixto sometió a Bayamo a un estricto bloqueo, tratando de impedir las comunicaciones que tenía esta ciudad con el puerto de Manzanillo. Atacó infructuosamente a Jiguaní y por último  tomó a Tunas.
Este último  acontecimiento tenía un relevante  impacto político pues en esos momentos el capitán general español Valeriano Weyler anunciaba la próxima conclusión de la guerra con una victoria integrista.
Los valientes orientales demostrarían que el militar español estaba errado en sus conclusiones sobre el futuro de la contienda. 
Esta acción fue librada por las fuerzas del Departamento Oriental del Ejercito Libertador Cubano  que estaba bajo el mando del general Calixto García y comprendía desde la actual provincia Ciego de Ávila hasta Guantánamo. Sus límites eran la trocha militar española de Júcaro a Morón que dividía el país en dos.
Teniendo en cuenta lo trascendental de este acontecimiento, y lo relativamente poco conocido del mismo en el ámbito internacional, ponemos a disposición del lector el informe que le envió Calixto García al general en jefe del Ejército Libertador Máximo Gómez. En el documento en detalles se ofrece el desarrollo de los acontecimientos.
Ataque de "Las Tunas". Copia del Parte Oficial que se pasó al Gral. en Jefe.
Ciudadano General en Jefe: (1)
Comprendiendo que para el completo desalojo del interior de este Depar­tamento, era preciso impedir la entrada de convoyes en Bayamo, determiné operar sobre los centros de Bayamo y Jiguaní, como he comunicado á Ud.,  pero últimamente debido á la escasez de comida y á las múltiples enfermedades que ha asolado esta región, me vi obligado á retirar las fuerzas á sus respectivas comarcas. (2) Sin embargo, era preciso hacer un esfuerzo supremo y á mi vuelta del Camagüey determiné el ataque á Tunas, y para preparar éste, encontrándose enfermo el Gral. Capote, (3) nombré á mi Jefe de E. M., Brig. Mario G. Menocal, (4) Jefe Accidental de la Tercera División, pues nadie mejor que él conocía mi plan y podía ayudarme á realizarlo. Este á su vez nombró Jefe Accidental de la Brigada al Tte. Coronel Carlos García Vélez, (5) y á los Ttes. Coroneles Calixto Enamorado (6) y Ángel Guardia (7) de los Regimientos Vega y Vicente (8)  respectivamente. Mientras se organizaba esta Brigada pasé a Oriente á recoger la gente que necesitaba para esta operación y conducir las fuerzas de Artillería y municiones, algunas de las cuales se encontraban en jurisdicción de Cuba (9), trayendo el convoy en carretas y acémilas hasta Curana; punto fijado por mi para la concentración de las fuerzas. En este punto y obedeciendo mis órdenes, se me incorporó el día 25 de Agosto, el Gral. Vega (10)con 277 caballos y una pieza de Artillería custodiada por 50 Ynfantes; además tenía concentrados en ese punto 290 infantes de la colum­na del Primer Cuerpo más 591 del Segundo y 109 de mis escoltas de Caba­llería é Ynfantería, adjuntándole el estado de las fuerzas en Campamento la víspera de emprender la operación. Después de varios reconocimientos so­bre las fortificaciones de "Las Tunas" me convencí de que había que apo­derarse del Cuartel de Caballería, pues era la llave de la posición, y con tal motivo ordené al Brig. Menocal hiciese trincheras en "La Casa del Cura" para atacarlo de frente con una batería compuesta del Cañón de Dinamita al mando del Teniente Juan M. Portuondo y las piezas "Cayo Hueso" y un Hotchkiss al mando del Comandante Funston. (11)
El Tte. Coronel Enamorado con fuerzas de su Regimiento emboscado en un arroyo á 100 metros del citado Cuartel, listos para el asalto. Además te­nía en la trinchera del "Cura" el resto de la Brigada de Tunas, y fuerzas de Cuba al mando del Tte. Coronel Francisco de Paula Valiente. El Gral. Rabí (12) estaba atrincherado en "La Loma de la Piedra" con el Gral. Capote y fuer­zas de Baracoa y Guantánamo. El Cuartel General en la loma del "Peralejo" con una pieza Hothkiss de á 12 libras, y el "Holguín" debía batir el Cuartel de flancos con mis Escoltas, fuerzas de la Brigada Oriental de Holguín é Ynfantería de Camagüey. El Gral. Vega, con la Caballería, cubría los cami­nos del frente y flancos haciendo además servicios de exploraciones. Orde­né que el Cuerpo de Sanidad se distribuyera del modo siguiente: El Coronel Dr. Valiente, primer médico de mi Cuartel General conmigo; el Coronel Dr. Ferrer, Jefe de Sanidad del Segundo Cuerpo con el Cuartel del mismo; el Tte. Coronel Dr. Sirven, Jefe de Sanidad de la Tercera División, acompaña­do del segundo médico de mi Cuartel General, Comandante Dr. Nuñez, he­cho cargo del Hospital de Sangre que situé á media legua del fuego, y el Comandante Dr. Socarras, Jefe de Sanidad de la Brigada de Tunas á las ór­denes del Brig. Menocal, con las fuerzas de vanguardia, y el Coronel Dr. Molinet y Comandante Dr. Clark con las fuerzas del Tercer Cuerpo, debiéndo significarle que estoy altamente satisfecho de los servicios prestados por éstos durante la operación. El día 28 á las 5:45 a.m. rompió el fuego de Arti­llería sobre el Cuartel y fortines que lo defendían, con tan buen éxito que el Brig. Menocal ordenó á las 8:30 de la mañana al Teniente Coronel Guardia que asaltase el fortín "Aragón" lo que llevó á cabo aquél valiente Jefe apo­derándose de él y atrincherándose.
Continuó el fuego de cañón sobre el Cuartel de Caballería y á las 11:30 de la mañana se ordenó el asalto, haciéndolo al frente del Regimiento Vega el Teniente Coronel Calixto Enamorado que fue reforzado por el Jefe de la Brigada Teniente Coronel Carlos García Vélez, llevando consigo al Tenien­te Coronel Galano con fuerzas de Baracoa, luego por el Teniente Coronel Valiente y más tarde por el Brig. Menocal al frente de su Escolta de Caba­llería. A veinte pasos del Cuartel fue herido este valiente Jefe, quedando el Teniente Coronel García Vélez al frente de los asaltantes, apoderándose del Cuartel y combatiendo los nuestros pecho á pecho con el enemigo. Al saber que estaba herido el Brig. Menocal, tomé el mando directo de las fuerzas que aquél mandaba y al hacerlo acompañado del Gral. Vega, fue herido al Brig. Miguel Betancourt. Di orden al Gral. Rabí de abandonar la posición que tenía y ocupar las trincheras de la casa del "Cura" que era la que apo­yaba á nuestras fuerzas del Cuartel de Caballería, y lo hizo ese Jefe llevando á sus órdenes al Gral. Capote y Brig. Salcedo. Dejé hecho cargo de las trin­cheras del "Peralejo" al Teniente Coronel Armando Rivas.
Rompió el enemigo el fuego sobre el Cuartel, pero nuestra pieza de dina­mita inutilizó el cañón Krupp español con una bomba. Concentrándose en­tonces los fuegos de nuestra Artillería sobre el Cuartel de Ynfantería, llamado de las "28 columnas", que duró sin interrupción hasta el oscurecer, á cuya hora se ocupó el fortín "Concepción" y entonces ordené al Gral. Ca­pote reforzarse las fuerzas que atacaban con el Coronel Pérez, Jefe de la Co­lumna de Guantánamo y mi Escolta de Ynfantería mandada por el Teniente Coronel Montalvo, tomando el mando de todas las fuerzas de vanguardia y ordenándole tratase de ir acercándose á las fortificaciones enemigas orillan­do paredes para evitar bajas. Hízose así y las fuerzas ocuparon, unas los cos­tados de la calle de Campoamor, incomunicando el fuerte de "Telégrafo" y el Cuartel de Ynfantería. A poco de romperse el fuego, al amanecer del 29, levantó el enemigo varias banderas blancas, pero al saber que sólo lo había hecho con la insensata pretensión de celebrar una tregua para enterrar muer­tos y curar heridos, di orden de romper el fuego con toda la Artillería, fuego que duró sin interrupción más de cuatro horas. El Fortín No. 11 hacía certe­ros disparos sobre las fuerzas del Teniente Coronel Guardia, que ocupaba el de "Aragón" por lo que determiné emplazar el cañón de dinamita y un Hothkiss para batirlo y á poco lo ocuparon nuestras tropas. Ordené entonces retirar la Artillería y el Gral. Rabí mando que el cañón de dinamita volviese á batir el Cuartel de Ynfantería, cuya guarnición empezaba á vacilar pues se le habían presentado al Teniente Coronel Carlos Vélez varios soldados de dicho puesto. Poco antes de esto el Teniente Coronel Montalvo, tomó pri­sioneros al Dr. Benedic y cuarenta y dos enfermos.
Una hora después se rindió el fuerte "Provisional" al Teniente Coronel Valiente. Teníamos ya cerca de ochenta prisioneros y otros tantos armamen­tos en nuestro poder, y se marcaba perfectamente que la desorganización cundía entre ellos. Como á las 5 de la tarde avanzó el Teniente Coronel Guardia sobre la casa de "Telégrafo" apoderándose del Hospital y al inten­tar el asalto sobre el fuerte de "Telégrafo" fue herido este valiente Jefe, mu­riendo á la mañana siguiente; hízose cargo del mando el Teniente Coronel Gonzalo Capote (13) al que ordené se atrincherase y aguardase órdenes sin avan­zar más por ser peligrosísima la posición. Llegó la noche en la cual no cesó el fuego de fusil para preparar el ataque del día siguiente; ordené al Teniente Coronel Riva(14) que tomara posición con la pieza "Holguín" y rompiese el fuego sobre el fortín "Victoria". Amaneció el 30 y no se oían otros disparos que los que hacía el Teniente Coronel Riva sobre el fortín "Victoria" por lo que determiné entrar en la ciudad con algunos Ayudantes y mi Escolta de Caballería. Al llegar cerca del Cuartel de Ynfantería encontré que se había apoderado de él el Gral. Capote y como este Jefe tenía pocas fuerzas ordené al Gral. Rabí que le apoyase á hicieran extraer del Cuartel los elementos de guerra que contenía, enviando los 211 soldados y 6 Oficiales que allí se co­gieron al Gral. Vega. Se recogió del Cuartel lo siguiente: 260 Maussers, 175 Remingtons, 7 tercerolas,(15) 1 escopeta, 2 cañones Krupp, 117 balas de cañón, 17 balas de 12 Ibs. 117 cajas municiones de Remington, 58 cajas id. Mausser y 35 cajas municiones de Mausser y Remington, abiertas é incompletas, 30 ó cuarenta mil tiros sueltos, 6 cajas pólvora, 188 carteras, cananas y cuchillos. A poco se presentó el Teniente español Mediavilla con bandera de parla­mento enviado por el Comandante Civera, Comandante Militar de la Plaza, pidiendo condiciones para rendirse.
Le ofrecí la libertad para él y sus compañeros, verificando su rendición un Comandante, cuatro Oficiales y 122 soldados y haciendo entrega del fuerte de "Telégrafo" en el cual se encontraron: 115 Maussers, 43 Remingtons, 3 tercerolas, 187 carteras, cinturones y cuchillos, 59 bayonetas, 40 granadas, 6 picos y 3 palas. Esto es lo que tengo hoy en depósito, no pudiendo preci­sar lo que hayan cogido las diferentes fuerzas sin dar conocimiento á este Cuartel General, y creo que el verdadero total asciende á mil rifles y un mi­llón de tiros que fue lo que calculé cuando escribí al Secretario de la Guerra. Además he cargado diez carretas de medicinas, muchos machetes, varias cornetas, é infinidad de efectos de talabartería, surtiéndose las fuerzas de ropa, comestibles, etc. El Comisario de Guerra entregó $ 700.- billetes y $ 73.14 en oro, destinando el billete a la compra de quinina, y devolviendo los $ 73.14 oro al citado Comisario por ser de su propiedad y de cuya canti­dad conservo recibo. Los prisioneros ascienden á un Jefe, 2 Médicos, 10 Oficiales y 380 soldados, más ciento y pico de pacíficos y Voluntarios que durante el sitio estaban armados y sobre cien bajas vistas. Rebajando las Caballerías, verá Vd. que los sitiados y los sitiadores reunían el mismo número de hombres próximamente. Durante el asalto y toma de la ciudad hemos te­nido que lamentar las bajas siguientes: Muertos, 2 Jefes, 5 Oficiales, 7 cla­ses, 10 Soldados = 24 Heridos, 2 Brig. 4 id. 14 id. 14 id. 23 id. = 57 total de bajas 81. Adjunto remito relación nominal de las mismas especificando gra­dos y fuerzas á que pertenecen. No puedo dejar de manifestarle que estoy altamente satisfecho del comportamiento de los Jefes, Oficiales, y Soldados que han tomado parte en la Operación de las Tunas, sintiendo verdadera sa­tisfacción al decirle que todos han sabido ocupar sus puestos sin excepción alguna, habiéndose distinguido particularmente la Brigada de Tunas que fue la que asaltó el fortín "Aragón" y el Cuartel de "Caballería" probando su bravura el haber tenido 44 bajas. Hace 5 días ocupo la Ciudad sin que el enemigo haya intentado atacarme. He enviado parte de los prisioneros al fuerte de "Breñosa" y otros á Holguín, otros á Camagüey y algunos á Bayamo con objeto de que el enemigo no pueda ocultar el rudo golpe que han su­frido. Soy de Vd. atto. etc. [firmado] Calixto García. (16)

NOTAS

1—Este documento fue copiado literalmente del diario de campaña del general Calixto García que se encuentra  en la Sala Cubana de la Biblioteca Nacional José Martí de La Habana
2--  En 1897 se desarrolló en gran parte del territorio oriental una prolongada sequía que afectó profundamente al abastecimiento de las fuerzas libertadoras.
3-- Se refiere a José Manuel Capote Sosa nacido en Bayamo, Oriente, en 1842. Tomó parte en la guerra de 1868. Al estallar la Guerra Chiquita fue detenido por los españoles y enviado a presidio en  Chafarinas donde permaneció por cuatro años. Se alzó en 1895. Alcanzó el grado de mayor general del Ejercito Libertador Cubano. Tomó parte en el alzamiento contra el presidente Mario García Menocal en 1917. Falleció en Bayamo en 1934.
Fuente:  Colectivo de autores Diccionario enciclopedico de historia militar de Cuba Primera parte (1510 1898) Tomo 1 biografias Ediciones Verde Olivo Ciudad de La Habana 2001
4-- Mario García Menocal Deop  Nació  en el ingenio Australia, en Jagüey Grande, Matanzas, en 1866.  En junio de 1895 se unió a las fuerzas libertadoras. Alcanzó el grado de mayor general.
Fuente:  Colectivo de autores Diccionario enciclopedico de historia militar de Cuba Primera parte (1510 1898) Tomo 1 biografias Ediciones Verde Olivo Ciudad de La Habana 2001
5--Carlos García Vélez era hijo de Calixto García y su esposa Isabel Vélez Cabrera. Alcanzó el grado de general de brigada en la guerra de 1895.
Fuente:  Colectivo de autores Diccionario enciclopedico de historia militar de Cuba Primera parte (1510 1898) Tomo 1 biografias Ediciones Verde Olivo Ciudad de La Habana 2001
6-- Calixto Enamorado Nació en 1874 hijo del general Calixto García con la mambisa Leonela Enamorado. Se unió a los mambises en marzo de 1895.  Alcanzó el grado de general de brigada. Durante la República trabajó en el servicio diplomático. Murió en la ciudad de La Habana en 1951. 
Fuente:  Colectivo de autores Diccionario enciclopedico de historia militar de Cuba Primera parte (1510 1898) Tomo 1 biografias Ediciones Verde Olivo Ciudad de La Habana 2001
7-- Ángel de la Guardia joven mambí manzanillero que acompañó a José Martí en el combate de Dos Ríos. Murió en el sitio de Tunas.
Fuente:  Colectivo de autores Diccionario enciclopedico de historia militar de Cuba Primera parte (1510 1898) Tomo 1 biografias Ediciones Verde Olivo Ciudad de La Habana 2001
8-- Estos regimientos habían sido designados con los nombres de los veteranos  generales de la guerra de 1868  Francisco Vega y Vicente García
9--  Se refiere a Santiago de Cuba
10-- Se refiere al mayor general Javier de la Vega Basulto nacido en Camagüey en 1851 Participó en la guerra de 1868 y la de 1895. Falleció en 1934 en la ciudad de Camagüey.
Fuente:  Colectivo de autores Diccionario enciclopedico de historia militar de Cuba Primera parte (1510 1898) Tomo 1 biografias Ediciones Verde Olivo Ciudad de La Habana 2001
11-- Frederik Funston nació en Estados Unidos en 1865. Se incorporó al Ejército Libertador Cubano en 1896 en la expedición del buque Dauntless. Como artillero participó en varias acciones como el sitio de Cascorro, Jiguaní y Tunas. Alcanzó el grado de teniente coronel en el ejército mambí. Al tratar de pasar al extranjero fue detenido por los españoles y deportado a su país natal. Participó en el ejército de su país en la guerra de 1898. Continuó en la vida militar en el ejército estadounidense hasta su muerte en 1917.
Fuente: Colectivo de autores Diccionario enciclopedico de historia militar de Cuba Primera parte (1510 1898) Tomo 1 biografias Ediciones Verde Olivo Ciudad de La Habana 2001
12--Jesús Sablon conocido por Rabi, mayor general del ejercito Libertador Cubano Fue jefe del Segundo Cuerpo del Departamento Oriental.
Fuente:  Colectivo de autores Diccionario enciclopedico de historia militar de Cuba Primera parte (1510 1898) Tomo 1 biografias Ediciones Verde Olivo Ciudad de La Habana 2001
13-- Gonzalo Capote Sosa, nació en Oriente en 1849,  hermano del mayor general  José Manuel Capote. Se incorporó a las fuerzas insurrectas en junio de 1895. Tomó parte en diversas operaciones como la toma de Victoria de las Tunas, el bloqueo a Bayamo y el sitio de Santiago de Cuba en 1898. Alcanzó el grado de coronel en el Ejercito Libertador.
Fuente:  Colectivo de autores Diccionario enciclopedico de historia militar de Cuba Primera parte (1510 1898) Tomo 1 biografias Ediciones Verde Olivo Ciudad de La Habana 2001
14— Armando de Jesús de la Riva Hernández  nació en la ciudad de La Habana en 1873. Se unió a las fuerzas libertadoras en noviembre de 1895. Combatió en la guerra de 1895 en el departamento oriental.  Fue elegido representante a la Asamblea de Santa Cruz. En la Republica fue militar y jefe de la policía en La Habana. Falleció en 1913 en La Habana. Alcanzo el grado de general de brigada del Ejercito Libertador Cubano.
Fuente:  Colectivo de autores Diccionario enciclopédico de historia militar de Cuba Primera parte (1510 1898) Tomo 1 biografías Ediciones Verde Olivo Ciudad de La Habana 2001
15. Las tercerolas eran carabinas muy cortas sistema rémington utilizadas por la caballería.
16—Se ha respetado la ortografía original 

Ataque al fuerte de Loma de Hierro

El fortín número 18, o San Marcos, conocido también como Loma de Hierro, estaba situado a unos 3 kilómetros del poblado de Auras, en la rica zona de cultivo que se extendía entre Holguín y Gibara. Consistía en una sólida construcción militar de paredes de piedra rodeada de un foso y una alambrada. El foso tenía una doble utilidad: dificultar un asalto de infantería y que sirviera de refugio y trinchera a los defensores en caso que el enemigo utilizara la artillería. 
La dotación la formaban alrededor de 18 militares. En la cercanía se levantaban los fortines Jobabo y Pedregoso. Decenas de fortines y pobla­dos fortificados defendían los sembrados y el ferrocarril Holguín-Gibara. La existencia de esta zona de cultivo, a un año y medio de iniciada la contien­da, se debía a la obstinada defensa de las fuerzas regulares, de los volunta­rios, y a la ausencia de una política de sistematizar la guerra por parte de los cubanos, a lo largo del territorio del Departamento.
En agosto de 1896, Máximo Gómez y Calixto García decidieron poner fin a esta situación, destruir la zona de cultivo y atacar el fuerte de Loma de Hierro. Previamente realizaron una labor de diversión; enviaron al general Mariano Torres a operar contra Banes. El 15 de agosto se les unió después de cumplir su misión. El 18 de agosto, mandaron al teniente coronel Mariano Sánchez con 50 hombres, para destruir parte de la vía férrea en las inmediaciones de Gibara y, de esa forma, obstruir el traslado de las tropas españolas.

En la media noche del día 20 de agosto  los generales Máximo Gó­mez y Mariano Torres se separaron de Calixto García con la intención de hostigar la ciudad de Holguín e impedir que acudieran refuerzos. Este, mar­chó hasta situarse a una legua del poblado de Auras; al amanecer, continuó hacia Loma de Hierro, donde acampó a las 5:30 a.m. de ese mismo día. De­signó diferentes fuerzas para la protección de los caminos que conducían al fuerte y tirotear el poblado. A unos trescientos metros del fortín español, en una loma, ordenó construir una pequeña barricada donde situó el cañón Hotchkins de dos libras y media. El general Enrique Collazo dirigía la pieza, manejada por cuatro artilleros estadounidenses; eran protegidos por 40 hombres armados con máuseres y abundante parque.
A las 7 a.m. se inició el ataque. Los españoles pelearon valientemente por unas dos horas. Se refugiaron en el foso desde donde respondían con sus fusiles al  enemigo. Al comprender que era imposible resistir aquella avalancha de fuego, escapa­ron hacía un fortín cercano. En el fortín, quedaron el cadáver de un soldado y otro moribundo, 5 000 proyectiles de máuseres y alguna vitualla. Al mediodía Calixto ordenó la retirada después de destruir los cultivos y caseríos.
Para hacer una valoración del combate resulta necesario considerar algu­nas circunstancias:
1. Calixto García nunca había atacado un fortín aislado.
2. El fuerte de Loma de Hierro no defendía ningún poblado o almacén, ni en sus inmediaciones habían cultivos o ganado que justificaran este ata­que.
3. Se podía haber destruido la línea del ferrocarril sin necesidad de atacar el fuerte.
4. La guarnición del fuerte no resultaba un estorbo para la operación con­tra la zona de cultivo.
Podemos extraer una conclusión; este ataque no era necesario para el éxi­to de la operación. Incluso, si nos atenemos sólo al objetivo de destruir la zona de cultivo, el ataque significó un obstáculo, pues la operación se pro­longó aproximadamente medio día y la mitad de este tiempo fue dedicado, por el grueso de las fuerzas, a atacar el fuerte en vez de realizar las labores de avituallamiento y destrucción de los cultivos.
¿Por qué entonces se atacó Loma de Hierro?
Estimamos que esta operación no se hizo para facilitar la incursión en la zona de cultivo, como las realizadas con anterioridad por Maceo en 1895 y Calixto García en junio de 1896, sino un ensayo para probar la artillería. Con esta experiencia, al mes siguiente, Gómez atacó a cañonazos a Cascorro y, en octubre, Calixto a Guáimaro.

ATAQUE A LAS TRINCHERAS DE LA VUELTA: MISERIA Y RESISTENCIA EN EL 68

Calixto García Iñiguez, el 6 de febrero de 1874, escribía en su diario personal sus recuerdos sobre el ataque a un poblado enemigo cumpliendo ordenes de Máximo Gómez.. En sus palabras el veterano mambí sintetiza el desarrollo del combate y los  muchos peligros que acechaban a los mambises en este tipo de acciones. Démosle la palabra al general holguinero:

 6   (febrero de 1874)


Mi reunión con el General Gómez (1) ha traído a mi memoria recuerdos de otras épocas, épocas desgraciadas en las cuales la Revolución agonizaba y en la que sólo la fe inquebrantable del patriota podía vislumbrar alguna esperanza de triunfo. Voy a escribir algo sobre una de las más terribles crisis que atravesó la causa de Cuba en el distrito en que yo operaba. (2)
Corría el año de 1871       Era yo entonces Jefe de la Brigada de Jiguaní y 2o, del distrito de Santiago de Cuba, el General Gómez (3)  era  jefe   del  distrito.   Nuestra   situación   era apuradísima. No teníamos un cartucho y el enemigo que conocía nuestra impotencia nos. perseguía tenazmente. Teníamos que vivir en medio de las montañas y aun en estos puntos éramos  asaltados   a todas horas del día y de la noche. Yo estaba    padeciendo intermitentes (4) y había  llegado a tal estado de debilidad que a veces tenían que ponerme a caballo por no poder hacerlo por mi mismo. Era el mes de. Abril  y recibí orden para .reunirme al General Gómez en El Roble. Marché para ese punto y encontré en ese lugar a Gómez con su escolta y ayudantes, yo sólo llevaba conmigo cuatro oficiales y algunos números, el resto de mi  brigada andaba en operaciones en Jiguaní y debía unírseme en El Roble. Teníamos que esperar mis fuerzas y las que se habían llamado de Cuba (5) y tuvimos que permanecer en aquel lugar miserable y sin recursos de ninguna especie ocho días. Cómo vivimos no he podido explicármelo pues un mulo que matamos solo nos  duró dos días y aquellas montañas no tenían colmenas (6). Recogíamos en las costas del Cauto algunas raíces de boniatos casi inservibles  y las devorábamos. La palma que aparecía caía bajo el filo del hacha para extraer el palmito (7), uno  de nuestros mejores platos, a pesar de comérnoslo cocido o crudo sin sal  pues carecíamos de ella. Allí me comunica Gómez que era indispensable tratar de apoderarnos por sorpresa de  las trincheras de La Vuelta para proveernos de parque, pues sólo teníamos la fuerza a dos tiros y no  quedaba reserva    alguna, siempre he sido enemigo de empresas  atrevidas y esta me gustó pues podía hacer mejorar  nuestro estado si conseguíamos una victoria y si éramos derrotados poco      perdíamos. Reunidas al fin las .fuerzas marchamos con una columna de hambrientos y otra de .mujeres. (8),  Estas quedaron en Monreal  con una guardia que tenia el Coronel Borrero (9),  qué estaba enfermo y seguimos con la fuerza a dar nuestro asalto. Llevábamos muchos desarmados los que hicimos armar con gruesos  maderos los cuales podían  servir como armas ofensivas y defensivas a falta de otras. Se dio la orden de no tirar un tiro, sino avanzar resueltamente sobre la trinchera y tomarla al machete. Las doce de la noche serian ¡cuando llegarnos a la Vuelta Grande. (10),
Marchaba a vanguardia el Comandante Amor Muñoz con  orden de contestar España al "quien vive" de la avanzada y Bailen a la pregunta usual  de "que regimiento". Sorprendida la avanzada sólo pudo hacer un disparó cayendo todos en nuestro, poder.  Avanzó toda la .fuerza con resolución, más desgraciadamente no habíamos contado con una zanja (11), que había por el camino porque estábamos,   como a cien pasos de la de la trinchera.  Los prácticos que marchaban delante cayeron en la zanja, y por  sobre de ellos pasó toda la columna,  que marchaba sin   prácticos y en medio de la oscuridad de la noche no pudo dirigirse a la trinchera.
Se ocupó el caserío y se dio orden de encender una casa para tener luz, ya había pasado más .de un cuarto de hora y el enemigo preparado rompió el fuego sobre nosotros; pero tan certero y mortífero que en menos de una hora nos hizo más de  30 bajas.
Se hicieron supremos esfuerzos por ocupar la posición, mas   todo fue inútil, y a las dos de la mañana tuvimos que tocar retirada, con nuestra fuerza en peor estado pues a  la extenuación en que se encontraba .había que añadir el pánico producido por la derrota. (11) Afortunadamente el enemigo no quiso perseguirnos y casi arrastrándonos logramos volver al Júcaro con algunos heridos que salvamos pero sin tener alimentos ni  medicinas que proporcionarles. Recuerdo siempre que yo hacia  aplicar esponja a los heridos, única medicina que poseíamos y la que dábamos a diestro y siniestro como farmacia universal. Amargas horas pasamos en aquel lugar, dejamos los heridos en casas de .familiares (12), y nosotros marchamos para Monreal donde se  reunieron  las .familia» y de allí a Los Indios.

NOTAS

1—En esos momentos Máximo Gómez era el jefe de las fuerzas del Ejército Libertador de Cuba  en  Camaguey  y Calixto García en Oriente. Ambos se encontraron, pues el general García debía de entregarle un refuerzo de orientales para que participaran en la invasión a Las Villas.
2-- Estas retrospectivas que hace Calixto nos pone ante un hombre que tiene cualidades para desarrollar una síntesis histórica. El lector podrá darse cuenta que capta la esencia de los acontecimientos y los expresa de forma precisa. 
3—Se refiere al mayor general Máximo Gómez Báez.
4-- Se refiere a fiebres intermitentes.
5--Se refiere a Santiago de Cuba que en la época se le decía ·”Cuba”.
6--La  miel obtenida de colmenas silvestres, era uno de los alimentos de los mambises.
7--Parte del tallo de la palma real que es comestible.
8--Muchas veces las fuerzas insurrectas eran acompañadas por una gran cantidad de mujeres. Era una forma de protegerlas pero también de que el soldado tuviera cerca su esposa,  amante u otro miembro de la familia. De esa forma se desarrollaba una protección mutua pues los mambises las cuidaban de los ataque españoles y ellas los atendían en todo lo que podía. Quizás lo más importante era que le brindaban un hogar y amor a estos valientes desdichados. Termino que no tienen definición en las ciencias sociales pero todo hombre comprende.
9-- Mayor General Francisco Borrero Lavadí. Nació en Palma Soriano, Oriente, el 30 de marzo de 1846.  Combatió en la guerra de 1868 hasta el final de esa contienda. Se trasladó al extranjero al concluir esta. Retornó a Cuba en la expedición que trajo a José Martí, en abril de 1895. Murió   el 17 de junio de 1895, en el ataque a Altagracia, en Camagüey.
10--- La mayoría de los asaltos se hacían de noche para aprovechar el factor sorpresa.
11-- En los alrededores de muchos fortines españoles se construía una zanja sobre la que se tendía una especie de puente levadizo,
12-- La familia era esencial para atender a heridos y enfermos. Por lo que era frecuente esta medida de dejarlos en la casa de una familia. En ocasiones incluso se depositaban en casas de familias individuos que no la tenían. Contar con una familia era fundamental para sobrevivir tanto en lo material como lo espiritual.

Arroms y COSME CASALS CORELLA.

Cosme Casal  tiene una historia intelectual muy singular, graduado de  ingeniero geólogo, su interés por las ciencias sociales lo ha llevado a incursionar a emprender varias acuciosas investigaciones en ese campo del conocimiento. Gracias a eso publicó algunos libros sobre la llegada de Cristóbal Colon a Cuba. En estos momentos Cosme investiga sobre José Juan Arroms uno de los intelectuales más importantes nacido en tierras holguineras. Nos acercamos a Cosme y lo sorprendemos en una computadora  rodeado de libros y notas. El colega y amigo responde un breve cuestionario que hemos elaborado sobre Arroms 


Como llegaste a conocer la obra de Arroms.

Comencé a profundizar en el conocimiento de la obra de Arrom cuando me encontraba escribiendo el libro el primer viaje de Cristóbal Colón a Cuba junto con mi colega Miquel Esquivel, en especial su libro  sobre Fray Ramón Pané, Relación acerca de las antigüedades de los indios. El primer tratado escrito en América, en su nueva versión, con notas, mapa y apéndices de Arrom. Así como su otro libro Estudios de lexicología antillana, publicado por Casa de las América, en 1980., entre otros trabajos suyo consultados sobre la cultura Taina y temas colombinos, Precisamente en abril del 2007, me encuentro con el numero de julio-agosto de 2006 de la Gaceta de Cuba, revista que le dedica un dossier en  homenaje a su obra, en este trabajo conozco más sobre sus ideas de abordar a Colón a través de la entrevista que le realizara el compañero Enrique Sacerio-Garí, tanto fue así, que decidí escribirle una carta y se la mande a la Universidad de Yale en ese mismo mes, porque a pesar de la distancia y que no hubo comunicación con él, su proyecto (que no pudo empezar, ni terminar por su muerte) en  la forma que el lo pretendía  abordar, tenia algunas coincidencias en la forma que nosotros ya habíamos abordado el tema del gran Almirante genovés y publicado en el 2005.


Para ti que ha significado la obra de Arrom.

 Arrom es unos de los intelectuales más importantes que ha aportado esta provincia no solo para Cuba, Hispanoamérica, sino para el mundo, sus trabajos son fuentes de un profundo proceso de investigación, indagación y dedicación personal sobre cada tema de la literatura, lexicología, historia  y de la cultura cubana que abordo. Dicho esto, su obra constituye una referencia obligada a consultar para los investigadores por la riqueza y fiabilidad de la información que aporta la misma a la cultura Hispanoamérica. Sus escritos constituyen un tesoro que es poco conocido, por lo que se hace necesario darlo a divulgar más en nuestra provincia y el país. Sus libros son citas obligada para todo investigador que se respecte.


Como lo valoras en su vinculación con Mayarí y con Holguín

Arrom nace precisamente en nuestra ciudad, el 28 de febrero de 1910, es decir que estaremos celebrando su primer centenario de este acontecimiento, exactamente en el lugar que ocupa ese majestuoso edifico de dos plantas, que se le levanta entre las calles Arias entre Libertad y Miro.
Cuando es bautizado en la iglesia de San José y su madre cumple los 40 días de haber dado a luz. Sus padres se trasladan a Mayarí, donde vivían y su padre tenía su negocio, una gran tienda nombrada El Navío. A partir de aquí el desarrolla su niñez y adolescencias en Mayarí entre 1910 a 1924. En 1928  terminar el bachillerato en Santiago de Cuba y no puedo ingresar en  a la Universidad de La Habana a estudiar medicina,  porque Gerardo Machado, cerró la universidad. Tiene que marchar hacia los Estados Unidos donde permanece hasta 1929.

Regresa a Cuba en febrero de 1930 en la zafra de ese año trabajo en el ingenio azucarero de Preston, (Guatemala) como empleado temporero que se dedicaban a comprobar los cheques que les daban a los cortadores de caña.

Luego paso a trabajar en el departamento de la marina en el puerto, en el embarque del azúcar. Al acentuarse la situación política y  la gran depresión que azotó la isla en esos años, se empeoró considerablemente la situación económica de sus padres y vuelve a marcharse estableciéndose definitivamente en 1932 en Boston donde en el mes de septiembre ingresa directamente a Mount Hermon School donde cursa dos años más de bachillerato y se gradúa con un título norteamericano en la primavera de 1934.
En ese mismo año ingresa en la Universidad de Yale  y se gradúa de Bachelor of Arts (1937), Master of Arts (1940) y Doctor in Philosophy (1941). En dicha universidad ejerce como profesor de literatura Latinoamericana llegado a ocupara la plaza de director de Estudios Graduados en Español durante varios años.

Cuéntame de sus relaciones con Holguín.

Para hablar de esta parte se hace necesario hacer referencia a su último libro publicado en Cuba titulado “De donde crecen las palmas,” escrito con la co-editoría de su hija Silvia Marina  y Judith Weiss, y que fuera publicado por el  Centro de Investigación y Desarrollo de la Cultura Cubana Juan Marinello, en 2005 donde él narra que se vinculo de forma casi permanente con nuestra ciudad y sus familiares, ya que visitaba con frecuencia a la ciudad de  Holguín y además se pasaba las vacaciones con sus abuelos maternos que debajo de su casa tenían el comercio.
Pero su abuelo tenía otras propiedades, entre ellas, tres fincas una en la cercanía de Holguín, en Pedernales, la segunda a orilla del río Matamoros y una tercera en el valle del río Cauto. Pero la finca que el más visito fue la primera y donde en una visita ocurrió un hallazgo que lo marco para toda su vida y quizás para encausar su vocación a tan temprana edad de 9 o 10 años.

Cuenta él a su hija Silvia que en una ocasión que salió con su abuelo a chequear el arreglo de una cerca, de un hueco para poner un poste, salió inesperadamente una piedra muy pulida, de color verde oscuro, labrada en forma de un pétalo y  que él encargado del trabajo se la dio su abuelo diciéndole: “Don Juan, esto es para su nietecito. Luego le dijeron que se trataba de una piedra de rayo hasta que supo que era un hacha petaloide que perdió algún niño taino que acompañaba a su padre.”

Dice que él se hizo muchas preguntas que en aquel momento de las cuales no pudo encontrar respuestas, sino décadas más tarde cuando ya de profesor pudo investigar y publicar sobre la cultura de los aborígenes taínos. Y desde entonces conservo siempre la hachita de piedra que extraordinariamente lo había conducido a descubrir el mundo precolombino de Cuba.


Que piensas de esta conmemoración que se hará en Holguín por el 100 de su nacimiento.

Bueno esta conmemoración que se hará al Dr. José Juan Arrom González en ocasión de la Celebración del 465 Aniversario de la fundación del Hato de San Isidoro de García Holguín, es un merecido y noble reconocimiento a su figura y a la obra de tan prestigioso  intelectual holguinero que ha trascendido no solo como profesor de literatura, lexicólogo e historiador de la cultura hispanoamericana. Sino que estaremos también evocando y homenajeando a través de su persona la defensa de nuestra Identidad Hispanoamérica de nuestra literatura y ¿por qué te digo esto? A pesar de los noventa y siete años de vida de José Arrom, él pasó más de setenta años fuera de su tierra querida en la Universidad de Yale y allí fue uno de los pioneros de los estudios latinoamericanos en Estados Unidos, pero que además supo defender con su autoridad e investigación en el mismo corazón del imperio donde existía un menosprecio a la literatura hispanoamericana la misma con gran valor y patriotismo y te digo más, que nunca perdió su vinculo con su patria vasta recordar las palabras de Roberto Fernández Retamar y cito: ¨ Su obra, de envergadura continental, forma parte de lo mejor de nuestra cultura. Su condición de cubano creció hasta hacerlo ciudadano de nuestra América toda.¨
Varios han sido los homenajes realizados en Cuba por ejemplo te puedo mencionar unos de los mas importante es el efectuado por la  UNEAC la cual instituyó el Premio de Ensayo José Juan Arrom en  2009  convocado por La Gaceta de Cuba.

En tu criterio que significó para Arrom Cuba.

Bueno Arrom al morir ,el 11 de abril 2007, en Acton, Massachussets, EEUU. Había publicado una basta obra literaria que abarcaba más de 143 trabajos entre artículos, libros, conferencias y prólogos. Recibió varios honores y distinciones internacionales yo solo te voy hacer referencias aquellas que se le otorgaron en nuestro país entre los que se encuentra el de miembro correspondiente de la Academia Nacional de Artes y Letras de Cuba, miembro honorario de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y de la Asociación de Lingüistas de Cuba.  Hijo Ilustre de Mayarí (1938), Profesor Honoris Causa en Letras y Artes, Universidad de la Habana (1981), Medalla Alejo Carpentier (1982), Orden Félix Varela de Primer Grado (1983), y la Medalla Haydée Santamaría de la Casa de las Américas,  en 1989.
Sobre Cuba escribió y publico varios artículos, dictó conferencias en torno a la historia de la literatura dramática cubana, sobre la poesía afrocubana, las letras en Cuba, antes de 1608, sobre el  teatro de José Antonio Ramos y consideraciones sobre El príncipe jardinero y fingido cloridano, sobre el criollo: definición y matices de un concepto, mitos taínos en las letras de Cuba, la historia de las voces conuco y guajiro. Polaridades líricas de la imagen de Cuba (desde los inicios hasta fines de la dominación española). El nombre de Cuba: sus vicisitudes y su primitivo significado. Sobre el presunto africanismo de unos topónimos antillanos. Cimarrón: apuntes sobre sus primeras documentaciones y su probable origen y sobre presuntos ritos atribuidos a los naturales de Cuba, Jamaica y Puerto Rico, entre muchos otros trabajos.
Fiel a Cuba y su tradición fue un  hombre sencillo y erudito que tuvo como  fuentes principales el saber  popular y como buen cubano fue un investigador de la obra de José Martí. En especial sobre los Versos sencillos donde escribió: “Martí es Martí porque en sus versos, como en su vida, ha sido fiel a la más alta tradición del espíritu y de la lengua de su pueblo”.  Arrom también fue continuador de esa evocación martiana que el mismo escribiera.
Por eso en cualquier lugar de la geografía cubana y americana, donde se yerga una palma  también se levanta esbelta su obra imperecedera como símbolo de lo que un día el mismo expreso: ser es querer, ser es amar, ser es unir. Todo lo que nos una es amar. Arrom amó sobre toda las cosas a su patria y América.


Que se hará por el centenario del natalicio de Arroms en Holguín y en Cuba.

El Programa de Homenaje al Dr. José Juan Arrom González en ocasión de la Celebración del 465 Aniversario de la fundación del Hato de San Isidoro de García Holguín, es un justo reconocimiento a la trascendencia de la obra de este gran intelectual holguinero. Que comenzara el día 2 de abril en la Ciudad de Holguín con la develación de una tarja en el lugar donde nació. En el mismo edifico donde radica la galería Holguín se  Inaugurara una exposición de Pintura.
Luego en esa misma mañana en la Casa de Iberoamérica se realizara la inauguración de una exposición fotográfica sobre José Juan Arrom. Además se prestara un video y una multimedia sobre su vida y obra y se terminará con un conversatorio que contara con la presencias de sus dos hijos Silvia Marina y José Oscar, además de su gran amigo Roberto Fernández Retamar y su esposa Adelaida entre otras personalidades de la cultura.
En la tarde en el Museo Provincial de Historia La Periquera sus hijos harán una donación de objetos personales de Arrom que enriquecerá la sala de las personalidades de la cultura holguínera. Además será entrega postmorten al Dr. José Juan Arrom del Hacha de Holguín.
En la biblioteca provincial Alex Urquiola se inaugura una exposición de la obra literaria del Dr. José Juan Arrom y ya por la noche en la sede de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) se efectuara una gala de Homenaje al Dr. José Juan Arrom.
Ya el día 3 de abril, en la  Ciudad de Mayarí, se realizara la develación de una tarja en la casa donde vivió la familia Arrom. Además se prestara el video y  multimedia sobre su vida y obra y se terminará con un conversatorio que contará con la presencia de sus dos hijos y personalidades de la cultura invitadas. En todas estas actividades participaran los miembros de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba (UNHIC), Unión Nacional Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y todo nuestro pueblo que haremos justo reconocimiento a tan destacada personalidad de nuestra cultura cubana e hispanoamericana.


Tú crees que fuera del centenario se olvidara esta figura como en ocasiones acontece en otros centenarios Como piensas que se puede mantener en Holguín la vigencia de Arrom

Yo pienso que partir de este homenaje al  Dr. José Juan Arrom González por su rigurosa y rica obra investigativa sobre la literatura, lexicología e historia cubana e hispanoamericana y que constituye una de las personalidades  ilustre de nuestra cultura, una de las forma para que se mantenga viva la vigencia de su obra, es que se le recuerde de forma permanente en cada celebración de aniversario de la Fundación del Hato de San Isidoro de García Holguín.
Pero como siempre sale a la luz la pregunta ¿Cómo hacerlo? Yo propongo que se convoque para el 466  aniversario de la fundación del hato en el 2011 un coloquio internacional sobre literatura hispanoamericana. Retos y Desafíos.  Dr. José Juan Arrom. Porque Cuba desde el triunfo mismo de la revolución ha sido el país que mayor divulgación ha dado a la literatura hispanoamericana y en ella La casa de la América ha sido su principal promotora. E esta idea debe ser emprendida por  los holguineros en especial por las autoridades de cultura de Holguín y Mayarí. Además por la  Unión Nacional de Historiadores de Cuba (UNHIC), la Casa de Iberoamérica, y la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba  y demás instituciones culturales de la provincia. Como dijo nuestro apóstol José Martí: Honrar, Honra. Esto es solo el comienzo.